Los Olímpicos Londres 2012 y los fraudes en las redes sociales

Además de estafar a los asistentes de los Juegos Olímpicos, los ciberdelincuentes aprovecharon para gastar el dinero robado en ropa, viajes, dispositivos electrónicos,y hasta en obtener préstamos.

RSA, división de seguridad informática de EMC, analizó recientemente los riesgos de fraude electrónico dentro de las redes sociales, los cuales convierten en víctimas incluso a los usuarios más experimentados. Dicho análisis fue realizado con motivo de los Juegos Olímpicas que se celebraron actualmente en Londres, Inglaterra.

A modo de referencia, según EMC, en el 2008 la web contaba con 1.500 millones de usuarios, de los cuales seis millones eran parte del mundo de Twitter (enviando aproximadamente 300 mil tweets diarios) y 100 millones ya contaban con un perfil en Facebook.

Para este año Internet, que es utilizado por 2.300 millones de usuarios, vive el crecimiento también en Twitter donde ahora habitan 500 millones de cuentas generando los constantes “ballenazos” debido a los aproximadamente 400 millones de tweets diarios. Por parte de Facebook, en este 2012 se registra también un aumento significativo, al reportar alrededor de 800 millones de perfiles.

Riesgos cibernéticos se vuelven virales

Las redes sociales, como principal punto de encuentro entre los internautas, especialmente en eventos de interés mundial como las Olimpiadas, también conlleva a la aparición de ciertos problemas que ya se experimentan en otras esferas cibernéticas: las estafas.

Según Facebook y RSA, durante las justas londinenses el 40% de los usuarios de redes sociales fueron atacados por software malicioso o malware, mientras que diariamente se registraron en esta red un promedio de 200 millones de acciones maliciosas bloqueadas. Por otra parte, la firma de seguridad Symantec asegura que más de cuatro millones de perfiles son diariamente infectados con spam.

Prevenir antes que lamentar

Para RSA, los usuarios de Internet deben recurrir a distintos métodos para no convertirse en una víctima más de los fraudes cibernéticos. Una de las recomendaciones principales es descargar únicamente aplicaciones oficiales de las distintas tiendas disponibles para smartphones como por ejemplo Google Play, App Store, Ovi Store, entre otras. Esto debido a que gran cantidad de aplicaciones no oficiales son consideradas maliciosas y pueden infectar el teléfono móvil del usuario.

Como segunda recomendación, es importante siempre utilizar conexiones seguras de Wi- Fi, especialmente cuando se llevan a cabo procesos bancarios, actualizaciones en redes sociales y compras en línea. Además, los usuarios deben recordarse siempre de finalizar su sesión cuando ingresan a portales bancarios o cuentas de redes sociales. Por otra parte, es importante evitar responder directamente correos electrónicos que simulan provenir de sitios como Twitter, Facebook o entidades bancarias, ya que estas no acostumbran a utilizar este medio.

También, cuando se realicen compras de tiquetes y entradas en línea, es importante primero revisar la validez de dichos tiquetes en la página oficial de cada evento, debido a la gran cantidad de simulaciones y suplantación de sitios web que se presentan en la actualidad.

Nuestro dinero, sus compras

Según cifras obtenidas por RSA los estafadores tienen gustos muy variados a la hora de gastar el dinero robado de sus víctimas cibernéticas. Del total robado, un 21% de las estafas se destinarán a la obtención de tarjetas de crédito y préstamos; un 17% a productos de consumo masivo; y el 62% restante se dividirá entre artefactos electrónicos, transferencias bancarias, ropa casual y deportiva, viajes, restaurantes, transporte, proveedores de servicios móviles para celular y computación.

En general, los estafadores del Internet social son cada vez más ágiles y numerosos, y en actividades de tanto tráfico web como los Juegos Olimpicos, sus métodos pueden engañar a cualquiera, por lo que la prevención y la interacción online cuidadosa tanto en redes sociales como en general, nunca estará de sobra.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *