Costa Rica fortalece su sector eléctrico

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un nuevo programa de US$250 millones para fortalecer el desarrollo del sector eléctrico de Costa Rica y de esta forma atender la creciente demanda de energía eléctrica del país, e incrementar la competitividad y el bienestar de la población.

La capacidad instalada de generación eléctrica de Costa Rica en 2011 fue de 2.650 MW, 77 por ciento de fuentes renovables y 23 por ciento de fuentes térmicas. Aunque esto cubre la demanda actual, que es de 1.545 MW, el plan de expansión de Energía Eléctrica del País contempla el crecimiento esperado de la demanda en 5,1 por ciento promedio por año. Entonces, el Plan propone adicionar entre 2012 y 2024 una capacidad adicional de 1.714 MW, 98 por ciento con base en fuentes de energía renovable.

Cerca de US$98 millones se destinarán a co-financiar el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón (PHR) para impulsar su entrada en operación en 2016. El PHR tendrá una capacidad instalada de 305 MW, incluyendo 13,5-MW en una mini-central al pie de la presa, y una generación media anual de 1.407- GWh. El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en septiembre de 2009 inició la obra, que incluye la construcción de una presa de 130 metros de altura, con un embalse de 8 kilómetros cuadrados de superficie. A la fecha el proyecto tiene un avance superior al 40 por ciento. Adicionalmente, el BID se encuentra analizando proveer un financiamiento sin garantía soberana para el PHR.

El resto de los recursos del programa se asignarán para fortalecer la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica manejada por el ICE. En cuanto a generación, se realizarán inversiones en proyectos de energía renovable y modernización de plantas para mejorar su rendimiento y ampliar su vida útil. También, se adecuará y reforzará la infraestructura de transmisión y control de energía eléctrica para cumplir con los requerimientos de calidad, seguridad y desempeño solicitados, no solamente por las empresas de distribución en las diferentes regiones del país, sino también por el Mercado Eléctrico Regional.

El programa contribuirá a mejorar la calidad del suministro de energía en todo el sistema de distribución, la ampliación de la cobertura en las áreas rurales y la eficiencia en el consumo de electricidad en el país. Esto implica reforzar la red de distribución actual, expandir la distribución rural con el financiamiento de 500 soluciones fotovoltaicas para atender a comunidades aisladas, e implementar medidas de eficiencia energética.

La primera operación de la línea de crédito condicional, también por un monto de US$250 millones, se aprobó en 2007, con la cual se financiaron inversiones preliminares, modernización de hidroeléctricas y mantenimiento de embalses de plantas de generación, infraestructura de transmisión y control de energía eléctrica, así como de distribución eléctrica y equipamiento para promover la eficiencia energética.

El financiamiento del BID tiene un plazo de 25 años, con un período de gracia de 5 años y una tasa de interés basada en LIBOR. El aporte local es de US$41.7 millones para un monto total de US$291.7 millones.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *