Latinoamérica 20 años atrasada en seguridad vial según Latin NCAP

Para reducir el número de siniestros viales en el mundo para el 2020, la ONU recomienda mejorar la seguridad en países latinos.

Con el objetivo de estabilizar y reducir las cifras de muertes y lesiones por siniestros viales en la región, Latin NCAP anunció su apoyo al plan de seguridad vial liderado por la ONU, para promover, a través de sus investigaciones y estudios, datos confiables que contribuyan a facilitar la consecución de las metas fijadas por el organismo mundial para cada estado miembro.

Latin NCAP presentó una comparativa de precios y equipamientos entre el Nissan March comercializado en América Latina, y el Nissan Micra comercializado en Europa; el primero testeado por Latin NCAP en 2011 y el segundo testeado por Euro NCAP en 2010.

En esta comparación, queda evidenciado, que "en América Latina un Nissan March con o sin airbags, se paga más caro que el Nissan Micra con airbags frontal, lateral y de cortina, más ABS y ESC (Control Electrónico de Estabilidad) en Europa. Asimismo, en países como Colombia y Uruguay, se debe pagar al menos  2.000 Euros, sumados al precio del modelo standard, para adquirir la versión del Nissan March con airbags”, según palabras del Ingeniero Alejandro Furas, Director Técnico de Global NCAP.

De acuerdo con el programa, “la evaluación de los vehículos testeados muestran que los automóviles más vendidos en cada país; ofrecen niveles de seguridad 20 años por detrás de los estándares “cinco estrellas” exigidos en Europa y América del Norte. Lamentablemente, los vehículos de “una estrella” siguen dominando el mercado en América Latina y el Caribe (LAC)”, explica.

Las cifras dejan claro que se trata de un problema que afecta cerca de 1,3 millones de personas en Latinoamérica, pues varios fallecen a causa de siniestros viales. Cabe destacar que entre 20 y 50 millones de personas que sufren dichos traumatismos, constituyen la mayor parte de la población que presentan problemas de discapacidad en todo el mundo. Si no se adoptan medidas inmediatas, estos traumatismos se convertirán en la quinta causa mundial de muerte, con unos 2,4 millones de fallecimientos anuales.

“Hacemos un llamado para que los gobiernos, fabricantes y consumidores se concienticen sobre la importancia de promover actividades y cumplir con las normas establecidas en el último decenio por la ONU, para reducir el número de personas heridas y las muertes causadas por siniestros viales. Sabemos que este problema trae consecuencias sanitarias, sociales y económicas, que ponen en peligro la salud pública y el desarrollo de los países”, concluye María Fernanda Rodríguez, Secretaria Ejecutiva del Programa.

Por su parte, el Decenio de Acción para la Seguridad Vial propone a los países de ingresos bajos y medianos, acelerar las inversiones destinadas a la seguridad vial, para redefinir políticas sostenibles entre la comunidad. Asimismo, incentiva a los países con ingresos altos para que reformulen sus estrategias y mejoren los resultados, con el propósito de compartir sus experiencias y conocimientos con los demás miembros.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *