¿Y usted, qué tipo de red usa?

Debido a la rápida adopción de internet y con el fin de cubrir la creciente demanda del usuario, se dio origen a la tecnología Wireless o mejor conocida como Wi-Fi, que permite la conexión a Internet desde cualquier lugar, sin necesidad de cables.

Con la tecnología Wireless es posible realizar un sinfín de actividades como conversar en línea, visitar las redes sociales y descargar música y videos, en diferentes dispositivos a la vez, al mismo tiempo, sin tener que estar conectado con muchos cables.  Aún así, por regla general, entre más dispositivos estén conectados a la red los procesos son más lentos haciéndolos pesados y aburridos. Esto se debe a que la red inalámbrica que se está usando es insuficiente para albergar todas las tareas al mismo tiempo.

Actualmente existen tres tipos de redes que son: 802.11b o Wireless-B, 802.11g o Wireless-G y 802.11n o Wireless-N, las cuales son totalmente diferentes. Ilustrando esto con un ejemplo: imagine que va en automóvil a un destino de playa. Antes, el número de automóviles era poco por lo que solo existían vías con un carril de ida y otro de vuelta ; esto es un ejemplo del funcionamiento de red 802.11b o Wireless-B. Pero con el paso de los años el número de autos aumentó, considerablemente, y asimismo, el tráfico. El tiempo de traslado incrementó aun cuando ya existían autos más veloces. La solución fue ampliar el número de carriles para proveer un mayor y mejor flujo en tiempo y tráfico. Este es el ejemplo de la red 802.11g o Wireless-G.

Con la tecnología actual, no solo hay un mayor incremento de la velocidad de los automóviles y el número de vehículos transitando en carretera, sino que además se le suman las motocicletas, camionetas, tractores, autobuses, que congestionan cada vez más las vías. De ahí el desarrollo de nuevas carreteras, de hasta seis carriles, para hacer los tiempos más cortos, una autopista de gran amplitud, como la red 802.11n o Wireless-N.

En referencia a la red inalámbrica idónea, podemos decir que antes solo los computadores usaban las redes inalámbricas y las aplicaciones eran mayormente compuestas por data de texto, por lo que una red 802.11b o Wireless-B de 11Mbps eran suficientes. Con el tiempo, las computadoras portátiles empezaron a ser más populares y las aplicaciones a ser más gráficas, por lo que las redes anteriores se volvieron limitadas, y se dio origen a la red 802.11g o Wireless-G de 54Mbps.

Hoy en día podemos acceder a Internet por medio de otros electrónicos, además de las computadoras. Esta tendencia propició la rápida adopción de dispositivos con conexión Wi- Fi como: netbooks, tabletas, consolas de videojuego, smartphones, reproductores de discos bluray, pantallas de TV inteligentes, impresoras, cámaras fotográficas. Todos ellos cargados con aplicaciones animadas y gráficas de alta calidad que provocan que las redes de 54Mbps sean insuficientes, dando pie al surgimiento de la red inalámbrica 802.11n o Wireless-N, que brinda hasta 450 Mbps en cada frecuencia, tanto en 2 Ghz como en 5 Ghz (siempre que la tarjeta o dispositivo también sea Wireless N), la autopista ideal: seis carriles de ida y seis de regreso.

 

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *