750 mill de conexiones móviles tendrá AL en el 2015

América Latina es el tercer mercado más grande de telefonía móvil del mundo, después de Asia y África.

La Asociación de Operadores Móviles y empresas del sector especializadas en el sistema de telefonía móvil GSM (conocida como GSM Association, por sus siglas en inglés) anunció que para el 2015, se espera que Latinoamérica tenga más de 750 millones de conexiones móviles, con un índice de penetración promedio de 122 % para toda la región.

De acuerdo con el informe elaborado por esta organización, que reúne a más de 800 compañías en todo el mundo (incluidas Comcel, Movistar y Tigo), América Latina es el tercer mercado más grande de telefonía móvil, en volumen, a nivel mundial después de Asia y África.

En el trabajo, llamado Latin America Mobile Observatory 2011, se estima que el crecimiento durante los últimos 4 años ha sido rápido, de un 13% al año, impulsado por el aumento de la accesibilidad y asequibilidad de los servicios móviles, y estimulado a la vez por la creciente prosperidad de la región y la relativa escasez de infraestructura de líneas fijas. A medida que el mercado madure durante los próximos 4 años y la penetración en la región exceda el 130%, se espera que el crecimiento desacelere a un 5% anual. Teniendo esto en cuenta, se espera que la región cuente con setecientos cincuenta mil millones de conexiones para el año 2015.

En 2011, la banda ancha móvil ha superado a la banda ancha fija como primer opción para acceder a Internet en América Latina. Las suscripciones de banda ancha móvil han aumentado un 127% por año durante los últimos cinco años y se prevé que continúen creciendo a un 50% por año durante los próximos cinco años. Se espera que para el año 2015 América Latina cuente con casi un tercio de mil millones de suscriptores de banda ancha móvil.

A medida que los servicios de voz lleguen a su punto de saturación, los servicios de banda ancha móvil impulsaran la innovación y crecimiento. Con claras limitaciones de crecimiento de banda ancha en líneas fijas, la tecnología móvil se establecerá como protagonista para cumplir con los objetivos de brindar servicios de internet de alta velocidad por parte de los gobiernos en América Latina.

Penetración de smartphones y LTE. La penetración de teléfonos inteligentes en América Latina está aumentando rápidamente y se pronostica que se triplique desde el 9% en 2010 hasta un 33% para 2014. Para 2013 se espera que Latinoamérica haya cerrado la brecha con el promedio global. La penetración de smartphones en la región ha estado siguiendo la tendencia histórica de Estados Unidos, sugiriendo que para 2018 la penetración de smartphones en América Latina podría llegar a casi 60%. A fines de 2011 había 35 compromisos LTE, 7 pruebas LTE completadas y 4 redes comerciales LTE lanzadas.

La demanda de banda ancha es evidente. Con más de 210 millones de usuarios de internet en América Latina, pero sólo 83 millones de suscripciones combinadas de banda ancha fija y móvil, existe una clara demanda insatisfecha para servicios de banda ancha. Aunque la demanda de servicios de banda ancha es común en toda la región, existen grandes diferencias entre los países en términos de su preparación para banda ancha móvil; algunos países están alcanzado su madurez, mientras que otros todavía se encuentran en un estado muy inicial de desarrollo.

Económicamente, la industria continúa abarcando más de lo que puede. Los studios demuestran que el ecosistema móvil, en su totalidad, aporta $ 175 mil millones de dólares para la economía de la región, lo que equivale a 3,6% del PBI regional. En términos de contribución a las finanzas públicas, se estima que en el 2010 el sector móvil ha contribuido $ 48 mil millones de dólares generados a través de impuestos corporativos, seguridad social, impuestos sobre la renta, IVA neto y tasas reglulatorias.

Las tecnologías de banda ancha móvil están conectando a muchos de los Latinoamericanos sin conexión, y a la vez actúan como catalizadores para el desarrollo e innovación en el continente. Debido a la limitación de crecimiento de banda ancha fija (particularmente en zonas rurales), la banda ancha móvil ofrece la oportunidad de brindar a la población su primera experiencia de acceso personal a internet y así cerrar la Brecha Digital.

La industria continúa invirtiendo en iniciativas sociales que mejoran la calidad de vida para todos los latinoamericanos; particularmente en mejorar la prestación de servicios del sector público como la asistencia por desastre natural, programas de educación móvil, salud móvil, banca móvil y protección de menores. Además, la industria móvil también participa de modo directo en la reducción de emisión de gases de efecto invernadero al mejorar su eficiencia energética, e indirectamente respaldando la reducción de emisiones en otros sectores a través de la innovación tecnológica.

Las políticas regulatorias son la clave para impulsar el crecimiento sostenido de la industria en la región. La banda ancha móvil será fundamental para la democratización del acceso a Internet y ayudar a los gobiernos a lograr sus planes de desarrollo de las TIC. Fundamentalmente, si el espectro del dividendo digital se utiliza para la banda ancha móvil, esto permitiría una mayor cobertura de áreas rurales y de bajo nivel de población a costos más bajos, contribuyendo así a la reducción de la brecha digital.

La industria debe seguir creciendo para satisfacer las aspiraciones de los clientes y contribuir así a mayores cambios económicos y sociales en toda América Latina. La mayor influencia de crecimiento es la efectividad legislativa. En conversaciones con distintos participantes del ecosistema se identificaron cuatro temas regulatorios fundamentales que deben ser abordados dentro del contexto de América Latina:

  • La necesidad de un régimen regulatorio transparente, consultivo y alineado
  • Reducción de impuestos ineficaces para aumentar la penetración móvil
  • Incentivos para aumentar el acceso universal, en vez de la obligación de servicio universal
  • La importancia de una hoja de ruta clara de asignación de espectro

La experiencia de la GSMA es que los entes regulatorios progresivos que instigan y crean leyes son más eficazes cuando miran a la industria con un “lente amplio angular”. Al considerar al ecosistema móvil en su totalidad y asegurar que las políticas sean adecuadas y justas, la industria genera valor e impulsa el desarrollo social y crecimiento económico.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *