Inicia el juicio al jefe de Megaupload

Los directivos de la web de descargas Megaupload, clausurada por EEUU por piratería, tratan de lograr la libertad condicional.

El principal cerebro de MegaUpload, Kim Schmitz, y tres directivos del portal de descargas intervenido por el FBI estadounidense por supuesta piratería informática se sentaron en el banquillo de un tribunal neozelandés tras permanecer tres días en prisión preventiva. Solicitaron que se les concediese la liberta bajo fianza, a lo que el fiscal objeto que había riesgo de huída, especialmente en el caso de Schmitz. El juez aún no ha tomado la decisión.

Schmitz, más conocido por Kim Dotcom, y los también alemanes Finn Batato, de 38 años y jefe técnico del portal, y Mathias Ortman, de 40 años y cofundador de MegaUpload, y el holandés Bram van del Kolk, de 29 años, fueron trasladados desde el centro de detención hasta el tribunal.

El primero en aparecer en la sala fue Schmitz, con rostro serio y vestido de negro, al que siguieron los otros tres acusados. Al inicio de la vista, el juez encargado del caso, David McNaughton, autorizó la entrada en la sala de una sola cámara de televisión.

Los representantes legales de los cuatro detenidos solicitaron la libertad bajo fianza de sus clientes a raíz de que el pasado viernes el juzgado ordenara su ingreso en prisión preventiva y desestimara una primera petición de libertad condicional. Durante la primera parte de la vista, la fiscalía sostuvo que era un riesgo conceder la libertad bajo fianza a Schmitz dado que es propietario de un helicóptero que tiene ante la puerta de su casa y dispone de varios pasaportes.

Por su parte, el juez apuntó que el arma de fuego encontrada en poder del fundador de MegaUpload "es un factor agravante para la petición de libertad", mientras que la defensa argumentó que la operación policial para detener a su cliente fue "innecesariamente grandiosa".

Todos fueron detenidos el mismo día en una operación llevada a cabo por la Policía neozelandesa y asistida por agentes del FBI, en respuesta a un requerimiento de las autoridades estadounidenses, que han solicitado la extradición de los cuatro acusados.

En el caso de que la justicia de Nueva Zelanda conceda la extradición de Schmitz y de los otros tres detenidos, estos afrontarán en Estados Unidos cargos por crimen organizado, blanqueo de dinero y de violación de la ley de derechos de propiedad intelectual, delitos por los que, si son declarados culpables, pueden ser condenados a una pena máxima de 50 años de cárcel.

Las autoridades de Estados Unidos cerraron el pasado jueves el portal de descargas MegaUpload al considerar que forma parte de "una organización delictiva responsable de una gran red de piratería informática mundial" que ha causado más de 500 millones de dólares en pérdidas al transgredir los derechos de autor de compañías.

La vista coincidió con un llamamiento de la oposición al Gobierno neozelandés para que investigue y explique el motivo por el que concedió, en 2010, la carta de residencia a Dotcom tras invertir ocho millones de dólares en bonos del Tesoro, a pesar de que éste tenía ya antecedentes penales en Alemania. "La reputación de Nueva Zelanda está en la mira", dijo el jefe de la oposición Winston Peters a Radio Nueva Zelanda.

En 2001, siendo aún Schmitz, gastó 375.000 dólares en la compra de acciones del portal de ventas en internet 'LetsBuyIt' cuando éste se encontraba al borde de la quiebra. Y, tras anunciar una inversión de 50 millones de dólares, que no hizo, el precio de las participaciones subieron como la espuma, tanto que al venderlas se embolsó por estas 1,5 millones de dólares (1,16 millones de euros).

Por el negocio fraudulento fue detenido en Tailandia, deportado a Alemania y condenado a 20 meses de cárcel, además de recibir una multa de 100.000 euros (129.000 dólares). Durante el pasado fin de semana, la Policía neozelandesa incautó coches de lujo, obras de arte, armas, ordenadores y documentación, en el registro de la mansión de Schmitz.

Unos setenta efectivos de diversos cuerpos de seguridad y organismos del Estado registraron la mansión campestre del fundador de MegaUpload durante más de 24 horas y las de los otros tres directivos de la empresa. En el registro fueron confiscados bienes valorados en unos seis millones de dólares (4,5 millones de euros), entre éstos 15 Mercedes Benz, un Cadillac de 1959 y un Rolls-Royce Phanton, indicó la Policía neozelandesa.

Además, el departamento del Tesoro congeló once millones de dólares (8,5 millones de euros) depositados en varias cuentas abiertas en entidades bancarias del país oceánico. Schmitz está considerado por la prensa local de este país del que es residente desde hace un año, una de las personas más ricas de Nueva Zelanda y descrito como un apasionado de los coches de lujo, las mujeres y de las mansiones.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *