Google también quiere ser la tienda de Internet

La empresa prueba un sistema de suministro rápido de productos comprados desde su buscador.

Google quiere estar presente en todos los negocios de Internet. Después de la telefonía o los portátiles ahora le toca el turno al comercio minorista para competir con la oferta de Amazon y otros. Google trabaja en un servicio que permitirá al internauta dar órdenes a una tienda desde el buscador de la compañía y será Google la encargada de entregar el producto en un día.

Una de las claves del servicio será su rapidez para hacer frente al éxito de Amazon Premium que, por una suscripción de 79 dólares anuales, garantiza una entrega en dos días. Amazon también opera en Seattle AmazonFresh, un servicio local de comestibles.

En la estrategia de Google jugaría un papel su Google Wallet, un sistema de pago a través del teléfono móvil por lo que lanzaría una aplicación que ofrecería publicidad y búsquedas de comercios locales. La empresa no abriría sus propios almacenes ni tendría su propia tienda. Se dedicaría a la distribución de los productos de comercios de terceros, según The Wall Street.

El nuevo servicio también se integraría en la red social Google +. En caso de abrirse finalmente, Google lo haría inicialmente en pocas ciudades de Estados Unidos, como San Francisco y Nueva York. En estas ciudades, la compañía tiene Google Offers, un servicio de descuentos y cupones que no parece tener éxito.

Se desconoce el modelo de negocio de este nuevo servicio. Si cobraría una comisión o se basaría en los anuncios de los comerciantes del servicio. En cualquier caso, la principal idea que hay detrás de este proyecto es potenciar la publicidad local que, se calcula, en 2015 supondrá el 25% de los anuncios en la Red. Google también tiene en pruebas un servicio que ofrecería una lista de comercios fiables en la calidad del producto y los plazos de entrega.

Investigación antimonopolio

Google quiere crecer, pero su gigantismo preocupa a las autoridades. La Comisión Europea tiene abierta una investigación preliminar sobre supuestas prácticas monopolistas del buscador. Según Financial Times, a primeros de año, la CE publicará el documento preliminar de sus investigaciones que ocupa más de 400 folios.

La investigación se inció después de que varias empresas, como Foundem, eJustice y Ciao acusaran al buscador de prácticas dirigidas a perjudicar la presencia de servicios de la competencia y favorecer los propios en el buscador. También indaga si impone condiciones a los clientes publicitarios por las que el anuncio en Google no puede aparecer en sitios competidores.

El presidente ejecutivo de la compañía tiene prevista una entrevista con el responsable europeo de la competencia, Joaquín Almunia, la próxima semana. Inicialmente, el motivo de la misma es la compra de Motorola Mobility por parte de Google. Después de que la CE publique el citado documento, Google tendrá dos meses para remitir su respuesta.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *