Gigantes de la informática se unen y compran 6 mil patentes de Nortel

Apple, Microsoft y Sony, entre las compañías que han adquirido el paquete por más de 3.000 millones de euros.

Apple, RIM, Microsoft, EMC, Ericsson y Sony integran el consorcio que se ha hecho con el paquete de patentes de la compañía Nortel, en suspensión de pagos, por 4.500 millones de dólares (3.102 millones de euros). En la subasta también participó, entre otros,Google, que perdió toda opción.

El paquete reúne seis mil patentes que incluyen desde sistemas de comunicación inalámbrica a soluciones ópticas y de comunicación oral o semiconductores El grupo de patentes más apetecido hace referencia a tecnologías de comunicación móvil 4G y al estándar LTE. Google optó a la compra ofreciendo 900 millones de dólares en abril. En principio, la subasta debía resolverse hace un mes pero el interés despertado por la misma aconsejó su retraso. En un comunicado, Nortel destaca que el volumen de la transacción no tiene precedentes.

RIM habría aportado 770 millones de dólares y Ericsson, 340. La compra debe ser ahora aprobada por las autoridades canadienses, donde Nortel tiene la sede social, y EE UU. Nortel presentó suspensión de pagos en enero de 2009.

La compra se enmarca en los crecientes litigios que la posesión de patentes y la reclamación de vulneraciones por parte de la competencia despierta. Uno de los casos donde se maneja una cuantía mayor es el que enfrenta a Google con Oracle, que demanda a la empresa del buscador 2.600 millones de dólares.

Cuando Google anunció que acudiría a la subasta lo justificó porque "el mundo tecnológico ha visto recientemente una explosion de litigios sobre patentes", a menudo basadas en patentes de programas de baja calidad pero que amenazan la innovación. En algunos casos, las demandas se presentan por compañias que no están creando nada.

En otras, se trata de maniobras para bloquear a un competidor o aprovecharse de su éxito. Google considera que el sistema de protección de patentes favorece dudosos litigios y es partidaria de una revisión del mismo "a favor de los consumidores y de la economía de Estados Unidos".

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *