Con su Chromebook, Google busca transformar la industria de PC

Google se apoyará en su inmensa infraestructura en la nube para sacar adelante al Chromebook.

Hay quienes creen que Google está tratando de tomarse al mundo, y últimamente la empresa les ha dado mucho combustible a estas ideas.

Además de ser prácticamente un sinónimo de Internet desde hace casi 10 años y de haberse convertido en el rey de los teléfonos celulares con Android, Google se ha metido hasta en los negocios de energías alternativas y carros sin piloto. Uno de los blancos desde hace años es el mercado de computadores y esta semana la empresa reveló su caballo de batalla para ganar la guerra con Microsoft y Apple: el Chromebook, un portátil sin precedentes.

Este computador será el primero creado por Google y es muy diferente a cualquier otra cosa en el mercado. No solo viene con un hardware muy peculiar y un sistema operativo único, además propone un modelo de negocios que promete revolucionar la educación y las empresas.

Si había dudas sobre qué tan ambiciosos eran los planes de Google en el campo de computadores personales, ahora no cabe duda de que quiere tener un peso similar al que tienen hoy Lenovo, HP y Dell.

La magia está en la nube

A diferencia de las máquinas que funcionan con Windows, Mac OS X y Linux, el Chromebook funcionará con Chrome OS, un sistema operativo que se basa en la Red casi por completo.

En Chrome OS, los usuarios no deben instalar programas en el disco duro ni almacenar mucha información en la máquina, todo ocurre en la nube. Las aplicaciones, los documentos y toda la demás información que uno esperaría ver en un computador se encuentra en Internet, no en el aparato.

La idea de Google con esto es que el usuario pueda lograr las tareas más básicas asociadas con el uso de computadores. Chrome OS no está diseñado para editar imágenes o disfrutar videojuegos y películas, pero sí ofrece unas ventajas considerables para quienes están interesados en usar un computador solo para navegar la Red, redactar documentos, usar mensajería instantánea y correo, y otras labores que exigen poco poder de cómputo pero que no dejan de ser vitales para empresas y usuarios casuales.

Eso no significa que no funciona si no está conectado a Internet, pues es posible interactuar con aplicaciones web que usen HTML 5 sin estar en línea. Esto también le permite al usuario trabajar en cualquier Chromebook como si fuera el suyo con solo ingresar su usuario y contraseña de Chrome OS.

Samsung y Acer, los primeros socios

Para complementar esta visión de software, Google está asociándose con Samsung y Acer para ofrecer un hardware que hará a más de uno pensar que está leyendo mal la ficha técnica. El Samsung Chromebook Serie 5 viene con procesador Intel Atom de 1,66 GHz, 2 GB de RAM y apenas 16 GB de disco duro, aunque se trata de una unidad sólida que permite cargar el sistema operativo en apenas ocho segundos.

Su pantalla de 12,1 pulgadas tiene una resolución de 1280 x 800 y, según Samsung, es 36% más brillante que una LCD tradicional. Viene acompañada de 2 puertos USB 2.0, un teclado con una tecla de ‘buscar’ donde va usualmente la clásica y poco usada ‘Bloq Mayús’, un trackpad extra grande con capacidad ‘multitouch’, salida mini-VGA, una cámara delantera para videoconferencias y una ranura para tarjetas SD/SDHC/MMC.

Todo esto en un paquete que pesa 1,5 kilogramos y con un grosor de apenas 2 centímetros. Nada mal para un aparato que costará a partir del próximo 15 de junio 429 dólares (775.000 pesos) por la versión sin conexión 3G, o 499 (900.000) para los que quieren estar conectados siempre.

Por otro lado, Acer ofrecerá a partir de la misma fecha un Chromebook muy similar, pero con algunas diferencias notables. Tiene salida HDMI, no VGA, y su pantalla de 11,6 pulgadas tiene una resolución máxima de 1366 x 768. También tiene una cámara delantera que puede grabar video en alta definición y por su tamaño pesa menos que el portátil de Samsung: 1,3 kilogramos. Su precio también es menor en la versión Wi-Fi costando 349 dólares, pero no fue revelado cuánto costará la versión con 3G.

Un modelo de negocios revolucionario

Esta nueva aproximación de Google a la computación personal no está pensada para usuarios exigentes de computadores, sino quienes necesitan un computador por sus ventajas en productividad. Por eso Google está ofreciendo las máquinas con un enfoque en las empresas y fines educativos y con unas facilidades de pago novedosas.

El cliente puede escoger si adquiere una serie de Chromebooks para su empresa o institución educativa al precio fijo o si quiere pagar entre 20 y 35 dólares al mes durante 3 años por cada máquina, algo que termina costándole más pero que viene con unas ventajas considerables.

Durante los tres años que dura la suscripción, el cliente gozará de toda la atención del equipo de Google, quienes le ofrecerán servicio técnico, actualizaciones al software e incluso mejoras y reparaciones al hardware. La idea de Google con esto es reducir los costos de las empresas eliminando problemas de sistemas y que ese ahorro justifique casarse con Google por tanto tiempo.

Al final, según Google, este modelo de negocios le ahorra dinero y dolores de cabeza a las instituciones que necesitan computadores para los usos empresariales y educativos más básicos. Al mirar los saltos agigantados que ha dado la tencología en la nube y el buen futuro que tiene, es fácil ver por qué Google tiene tanta confianza en su propuesta.

¿Qué estarán pensando Dell, HP, Lenovo y los demás fabricantes que han reinado durante tres décadas con un modelo de negocios radicalmente diferente? ¿Será que Google es una amenaza, o un novato que no sabe lo que hace? Juzgando por su trayectoria, es recomendable apostarle a lo primero.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *