Los nuevos Intel Core potencian la seguridad remota

Con el fin de poder gestionar los datos almacenados en los equipos y portátiles perdidos o robados, Intel potenciará las herramientas relacionadas con la seguridad en la nueva familia de procesadores Intel Core, con una revisión de las tecnologías vPro y Active Management.

Intel está preparando el lanzamiento de sus nuevos procesadores Sandy Bridge, que previsiblemente coincidirán por segundo año con la celebración del Consumer Electronics Show (CES) que tiene lugar a principios del mes de enero en Las Vegas.

Quizá uno de los aspectos más interesantes que va a contemplar la arquitectura es la potenciación de la seguridad, con posibilidad de deshabilitar el sistema para que no sea utilizado una vez que el portátil o equipo haya sido robado o perdido.

Recientemente David Allen, director de ventas de Intel del mercado de distribución del Norte de América destacó que “va a ser nuestro primer procesador que llevará integrado un billón de transistores en una única CPU”. Allen también añadió que “hemos mejorado los aspectos relacionados con la disipación térmica, así como el rendimiento de los chips”.

En cuanto a los aspectos de seguridad, Allen no quiso desvelar detalles de la arquitectura, pero destacó que los usuarios ya no tendrán que preocuparse de si su portátil es robado o perdido, ya que los nuevos Sandy Bridge pueden ser apagados de forma remota, así como bloqueados, sin tener que depender de software de seguridad de terceros.

Es una característica de la tecnología Intel Active Management, que todo hace prever que contará con una nueva versión mejorada de la que conocemos actualmente para ofrecer soporte de los equipos cuando la precisen.

Sin duda, a las compañías lo que realmente les preocupa es evitar que los ladrones puedan recuperar cualquier tipo de información, más allá del valor que pueda tener el hardware del equipo. El robo de datos y la información procedente de las bases de datos corporativas puede llegar a suponer un gran revés para cualquier empresa.

Se trata de mejoras que los fabricantes de ordenadores podrán desplegar en sus equipos, con el fin de que puedan diseñarse nuevas medidas de seguridad para los equipos, y especialmente para las configuraciones de soluciones profesionales o de empresa.

De hecho, por nuestro laboratorio de la revista ya han pasado algunos portátiles con procesadores Intel Core que ofrecen la posibilidad de trazar seguimiento del mismo en función del chip GPS, de modo que el sistema de posicionamiento puede indicar el lugar en el que se encuentra un equipo cuando ha sido robado y se conecta de nuevo a Internet.

Se añaden opciones de borrado de información remota, y tenemos un sistema de seguridad avanzado, una tecnología muy similar a la que ya se encuentra operativa en algunos terminales smartphone o Blackberry de RIM.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *