Requieren canal para vender comunicaciones unificadas

La estrategia de posicionamiento para el conmutador aCube de Intruder considera un bajo precio y calidad.

krall_400.jpg

Intruder es una empresa que comenzó brindando soluciones en seguridad informática al mercado y que llegó a desarrollar un conmutador (aCube) para uso interno, el cual es actualmente el producto insignia de su oferta y está basado en comunicaciones IP sobre el que existen diferentes servicios, todos diseñados a la medida de sus clientes.

Para llegar con mayor fuerza al mercado con este conmutador y los servicios que integra, Intruder anunció que está en un proceso de reclutamiento de canal a fin de atender diferentes plazas en la regíon. 

Su director general, Anton Krall, confía en que hay amplias oportunidades de negocio en verticales como hotelería, manufactura, etcétera, aparte de que su propuesta tiene la capacidad de desarrollar sobre diferentes flujos de trabajo.

El directivo asegura que el equipo está a un tercio de su precio y permite integrar, desde su punto de vista, los mismos servicios que otras marcas, como los servicios de voz, mail y mensajería unificada.

La base de estas soluciones es el framework de Asterix, acompañado de alguno de los cuatro modelos de conmutador a los que se les puede añadir soluciones de otras marcas; por ejemplo, para la transmisión de video se han integrado productos de Polycom; asimismo, se les han añadido productos de Linksys y AASTRA, entre otras.

Software y conmutador posibilitan la administración de las llamadas que se realizan en una empresa para optimizar las comunicaciones y tener un mejor control financiero; incluso, la solución puede implementarse como herramienta de call center y trabajar de manera coordinada con un CRM o un ERP.

Los mercados ideales para el aCube de Intruder son las PyMEs y los grandes corporativos, "ya que actualmente no se necesita ser una gran empresa con una enorme cantidad de empleados para introducir los beneficios de las comunicaciones unificadas", destacó Krall.

Los canales venden a los usuarios finales una licencia de por vida por una cantidad indefinida de usuarios, permitiendo integrar todas las funcionalidades de las comunicaciones unificadas en el momento en que el cliente lo crea necesario.

Estos asociados ofrecen el conmutador con una póliza de tres meses de soporte que incluye servicio de instalación, mantenimiento y capacitación para quienes usarán los equipos, así como un monitoreo que perdura aun cuando han trascurrido esos tres primeros meses: "El propósito de esto último es ayudar al usuario en el momento en que ocurre un incidente. Cuando la póliza termina el monitoreo ayuda a que, en caso de fallas, el distribuidor pueda vender el servicio que requiera el cliente", explicó.

Los usuarios tienen la opción de pagar una póliza de soporte por más tiempo o hacer uso de su equipo sin ella: "Pueden también pagar por el servicio que requieren en caso de falla, por mes, etcétera, con lo cual queremos dejar en claro que nuestro modelo es el más flexible del mercado", argumentó el entrevistado.

El canal que la compañía está estructurando consta de tres niveles: el primero, a diferencia de los otros dos, no tiene cuotas de ventas pero los beneficios y apoyos de la marca no son tantos, aunque puede manejar planes de arrendamiento para los interesados: "IP es un mercado muy virgen que puede ser explotado, y la mejor manera de hacerlo es trabajando en junto con un canal que no se distraiga con tantas certificaciones, y es que con uno solo de nuestros cursos el canal estará listo para trabajar sobre cualquier conmutador, instalarlo, configurarlo y mantenerlo", finalizó Krall.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *