El desempeño, bajo control

Por Emilio Mariño, Vicepresidente Senior de SAP BusinessObjects América Latina y el Caribe. Las soluciones de software para gestionar el desempeño empresarial permiten que los directores financieros asuman un nuevo rol y se conviertan en verdaderos asesores estratégicos.

entrevista_400.jpg 

Las cosas ya no son como eran. Para nadie es hoy novedad que la complejidad y la propia naturaleza del entorno mundial de negocios obligan a compañías de todos los tamaños y sectores de industria a utilizar herramientas diferentes para enfrentarse a la nueva realidad.  

Hoy, las presiones vienen desde distintos frentes y todas a la vez: desde juntas de directores y activistas, hasta autoridades regulatorias y clientes que, a partir del alcance del comercio electrónico y del acceso generalizado a Internet, son cada vez más exigentes.

Sin mencionar un sinnúmero de condiciones financieras globales, incluyendo tasas de cambio y tasas de interés que cambian a velocidad de vértigo. 

Al mismo tiempo, las empresas deben someterse a múltiples regulaciones y legislaciones gubernamentales en vigencia dentro de sus mercados o en los mercados donde opera su red extendida de negocios. 

Ante este escenario, los CEOs recurren cada vez más a sus CFOs o directores financieros para que propongan soluciones a estos desafíos. Hoy en día, los CFOs han cambiado de rol y pasado de manejar procesos y sistemas estandarizados de negocios, a convertirse en agentes del cambio y asesores estratégicos de los altos mandos. 

En este nuevo rol, los directores financieros pueden tomar ventaja de los últimos desarrollos en las soluciones de software para la gestión del desempeño empresarial (EPM, por sus siglas en inglés), que ayudan a las organizaciones a capitalizar el valor de los datos corporativos, haciéndolas más ágiles y otorgándoles los niveles de sincronización organizacional, visibilidad y claridad que necesitan para alcanzar la excelencia en el desempeño.  

Los directores financieros también deben velar para que sus propias metas, actividades y procesos estratégicos estén alineados con la estrategia global de la compañía. 

Por lo tanto, deben verificar que las actividades de planeamiento financiero se realicen apropiadamente y que su propio desempeño sea monitoreado y medido. Las soluciones para la gestión del desempeño pueden constituirse en el salvavidas que las compañías necesitan para maximizar sus niveles de rentabilidad, estar al día con las regulaciones y optimizar su eficiencia, ya que garantizan la disponibilidad de información precisa, en el momento oportuno y en el contexto adecuado.  

Hasta hace poco, la gestión del desempeño se limitaba al uso de hojas de cálculo y planes contables individuales. De hecho, todavía algunas compañías con ingresos en el orden de los miles de millones de dólares planifican de esa manera.  Pero esto está cambiando. 

Como consecuencia directa de la transformación de las redes de negocios y la globalización, las compañías que deseen competir con éxito están obligadas a demostrar un altísimo nivel de agilidad. La nueva realidad demanda la implementación de iniciativas de gestión de riesgos, rentabilidad y eficiencia operacional, no solo dentro de las fronteras internacionales, sino a través de las fronteras organizacionales. 

Esto implica  colaboración y procesos de toma de decisión basados en volúmenes de datos, así como la capacidad para gestionar las partes móviles de la maquinaria de generación de valor en tiempos lo más cercanos posibles al real. 

Si el director financiero de una compañía no logra obtener visibilidad clara sobre este sistema disperso o abarcar sus múltiples interdependencias, su empresa no será competitiva, ni en el corto ni en el largo plazo. La gestión correcta del desempeño elimina la brecha que suele existir entre la formulación y la ejecución de las estrategias corporativas. 

Por consiguiente, si se desea comprender cómo funciona realmente, es vital entender los procesos de ejecución que se implementan dentro de la empresa y la manera en que generan valor.

El objetivo final consiste en mejorar continuamente la salud financiera de la organización. Las aplicaciones EPM para el área de finanzas dan soporte al ciclo de vida del desempeño, ya que aportan una sólida tecnología de gestión de estrategias que promueve la consistencia y la sincronización de los desarrollos. 

Estas aplicaciones permiten racionalizar las actividades de planificación y garantiza cierres ágiles y confiables, mientras que administra los costos y ayuda a maximizar la rentabilidad. Los directores financieros, los departamentos de finanzas y los gerentes administrativos pueden utilizar estas aplicaciones en las siguientes áreas críticas: 

        Gestión estratégica de recursos: optimiza la eficiencia mediante la alineación de la estrategia empresarial con las mediciones individuales, funcionales y divisionales de desempeño; asímismo, establece metas, iniciativas e indicadores clave de desempeño que tengan relación y reflejen de manera correcta las metas estratégicas trazadas por la organización.

        Planeamiento, definición de presupuestos y pronóstico: administra y mide eficientemente el alcance de los planes de negocios e implemente tácticas de negocios proactivas en lugar de reactivas.

        Consolidación y generación de reportes financieros: acelera el proceso de cierre financiero y garantiza la entrega de la información confiable que la organización y todos los involucrados en el proceso requieren.

        Gobierno financiero y controles sobre el cumplimiento regulatorio: asegura que los procesos de negocio del área financiera satisfagan los requisitos  de cumplimiento que se han establecido alrededor del mundo, mitigando así los riesgos a que se expondría la organización si no cumpliera.

        Modelado de costos y rentabilidad: maximiza la rentabilidad al manejar en tiempo real los costos (incluyendo los asociados a los servicios de tecnología de la información), la capacidad y los ingresos de la compañía, a nivel de diversas dimensiones del negocio, tales como producto, canal y geografía. 

Los beneficios 

Dentro de los beneficios de negocios derivados de la gestión EPM se cuentan los siguientes: 

        Más alto grado de automatización: propone un cambio positivo en las cargas laborales y tipo de actividades que deben desempeñar los directores financieros. 

         Datos confiables: a medida que los sistemas transaccionales y de consolidación se hagan cada vez más integrados y eficientes, la calidad de los datos mejorará considerablemente, lo que incrementará los niveles de confianza, aportará capacidades de análisis detallados y reducirá los riesgos de incumplimiento regulatorio. 

Además, los datos pueden ser etiquetados, con el fin de ofrecer un mayor grado de granularidad, así como diferentes perspectivas para la elaboración de informes externos y de gestión.

        Alineación a escala empresarial: la alineación de las metas financieras globales con indicadores clave de desempeño específicos, tales como la satisfacción de los clientes, permite a los individuos percibir cómo sus tareas cotidianas inciden en el desempeño financiero de sus organizaciones. 

        Conexión más profunda entre las finanzas y la generación de valor (lo que se traduce en un mejor desempeño y más altos niveles de rentabilidad): a medida que el papel desempeñado por los directores financieros y los departamentos de finanzas siguen expandiéndose y adquiriendo un carácter más estratégico, y que la automatización acelera las tareas rutinarias, el área financiera dispone de más tiempo para identificar y evaluar oportunidades de perfeccionamiento del desempeño operacional.

        Informes internos y externos mejorados y oportunos: la generación de informes acelerada permite reducir los tiempos empleados en recopilar y reconciliar datos. Esto se traduce en menores costos, información disponible para los altos mandos y más altos niveles de previsibilidad y confianza dentro del mercado. 

En resumen, si los directores financieros cuentan con las soluciones apropiadas de gestión del desempeño, estarán mejor preparados para satisfacer los requisitos del negocio en esta nueva realidad.

A la vez, podrán realizar una fácil transición hacia la adopción de su nuevo y exigente rol como asesores estratégicos de sus respectivas organizaciones. 

Emilio Mariño es el Vicepresidente Senior de SAP BusinessObjects América Latina y el Caribe.  El ejecutivo tiene más de 15 años de experiencia en la industria de la tecnología. Como líder de la línea de negocios SAP BusinessObjects, es responsable del posicionamiento en América Latina y el Caribe de soluciones de inteligencia de negocios y de optimización del desempeño, que permiten a las empresas tomar decisiones acertadas, al tiempo que mitigan riesgos y están al día con las regulaciones vigentes. 

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *