La transformación de Bell Micro, gran desafío

Pablo Suárez proyecta incrementar la rentabilidad de la compañía a través de una propuesta clara: orientarse al servicio, siendo el mejor socio que los canales tengan.

Pablo Suárez

Autores: Guillermo Mata y Kelly Quintero

Pablo Suárez, que desde el 15 de septiembre del presente, es el nuevo presidente de Bell Microproducts para América Latina, recientemente confesó a Compuchannel su ansiedad por contribuir a la compañía.

Insistió en complacerse con la participación en cambios y transformaciones empresariales más que con la “simple administración de empresas perfectas”.

“Quiero mejorar el negocio de Bell Micro, su rentabilidad, su productividad, su alcance en la región, además de diversificar su portafolio de productos”, comentó Suárez.

Destacó también que entre los colaboradores de su nueva empresa, a la que ingresa después de trabajar 16 años en Ingram Micro, ha encontrado muchas ganas de crecer.

Para entrar a Bell Micro, Pablo dejó Ingram después de estar a cargo durante tres meses de las operaciones en Inglaterra; lo que le estaba costando parte de su vida familiar.

“En medio de ese periodo surgió la posibilidad con Bell. Aunque no la tenía en mis planes, me gustó el desafío. Es una compañía más pequeña, que está en un periodo importante de cambios. En algún momento lo viví en Ingram, y fue un momento muy agradable”, aseguró Suárez.

La motivación de Pablo
Destacó que a diferencia de contribuir con un proyecto en una región desconocida, como lo haría en Ingram, producirá una transformación en Bell en un territorio que domina.

“Llevo muchos años en la región y conozco bien su problemática y su forma de hacer negocios. Conozco también sus suplidores, sus clientes, sus historias”, dijo el presidente de Bell Microproducts para América Latina.

El futuro de Bell Micro con su nuevo presidente de Microproducts
Suárez manifestó que tiene a corto plazo varios objetivos:

  1. Acercarse mucho más a los suplidores
  2. Diversificar el portafolio
  3. Generar una división de valor más fuerte, más sólida y que tenga que ver más con el negocio de Bell micro US y Europa
  4. Mejorar procesos y procedimientos, tanto internos como en el negocio de volumen
  5. Generar una mayor rentabilidad que además brinde mejor flujo de caja
  6. Profesionalizar al equipo, sus prácticas y procedimientos

A pesar de todos sus planes, admite que no viene con “ideas de transformaciones milagrosas”, lo que pretende es crear un plan en conjunto y fortalecer las finanzas, para lo que comentó necesita hacer una alianza muy fuerte con proveedores y clientes estratégicos.

En cuanto a las operaciones de Bell en la región, detalló, “hay un par de países que me gustaría tocar, a lo mejor encontrando algún socio o la posibilidad de hacer negocios de una forma distinta. De cualquier modo, primero deseo arreglar México y luego crecer en Brasil”.

De Ingram a Bell, todo un reto
“Ingram Latinoamérica era una compañía de volumen, no tenía una división de valor. La creamos a partir del 2002 y se convirtió en su unidad más rentable”, compartió Suárez.

Así, insistió en que su más grande reto y pasión es producir transformaciones. “No sirvo para administrar una compañía perfecta. Lo mío es la dinámica, el cambio, la mejora. Es lo que me gusta y lo que he hecho toda mi carrera”.

México, el talón de Aquiles de Bell
El ejecutivo señaló que primero desea entender qué ha llevado al país a este punto. “Tengo unas ideas en la cabeza, pero no me quiero precipitar porque sería ingenuo dar opiniones sobre algo que no termino de conocer”.

De antemano, pretende mejorar las operaciones en México basado en su experiencia con Ingram, pues expresó que este país es una de sus mejores operaciones en el mundo. “Espero que el año que viene México sea para Bell una operación solida, rentable y en faceta de crecimiento”, añadió.

“El mercado está. No hay muchos secretos, hay que ir, encontrar los problemas y solucionarlos uno por uno, como cualquier mecánico que ataca un motor y lo quiere arreglar”.

Suárez y los socios de Bell
El ejecutivo tiene claro el rumbo que desea darle a Bell, basará su negocio en servicios. “No pensaremos que somos los más grandes, los más fuertes o los más lindos, pero si tenemos que pensar que somos los que mejor servicio le debemos al cliente”.

Su propuesta: ser el mejor socio de negocios que los canales tengan. “Con base en el servicio ganaremos la confianza de muchos clientes”.

También apuntó, “al ser una compañía pequeña y con muchas ganas de crecer, es flexible. Conozco bien la problemática del cliente de América Latina y puedo trabajar desde un ambiente menos rígido y más estructurado que el que puede una multinacional. Así, Bell puede estar más cerca del canal”.

Indicó que el foco es mejorar procesos internos, lo que redundará en beneficios para sus socios. Procurará que ellos encuentren un mejor servicio, soluciones más rápidas a sus requerimientos y un “mayor, mejor y más balanceado portafolio de productos”.

Confirmó que, progresivamente, incrementará ofertas de fabricantes con mayor valor y servicio; ello para que los reseller, los VAR y los distribuidores, tengan mayor rentabilidad en su negocio y la posibilidad de focalizarse en nichos de crecimiento.

Pablo Suárez quiere que “aquel que solo mueve cajas empiece a agregar soluciones, y aquel que vende soluciones tenga un mejor portafolio”.

Nota relacionada
Pablo Suárez, nuevo Presidente de Bell Micro Latinoamérica

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *