Teletrabajo y el acceso remoto seguro

Oportunidad de negocio creciente porque cada día lo demandan empresas de todo tipo y tamaño; el trabajo es una actividad, no una ubicación.

Francisco Pinto, vicepresidente de SonicWALL Latinoamérica

Autor: Francisco Pinto, vicepresidente de SonicWALL Latinoamérica.

El trabajo a distancia o teletrabajo es una estrategia que sirve a las empresas para mantener la productividad de sus operaciones (dentro de ambientes seguros), en situaciones de contingencia como las que vivieron en México y Argentina debido a la influenza; pero, no solo.

El teletrabajo es una necesidad creciente de nuestras ciudades. En la actualidad muchos tipos de trabajo son perfectamente posibles de realizar desde los hogares. La gente ya no tiene que estar presente en las oficinas.

El acceso remoto es una tendencia en crecimiento. Pero ¿cómo hacerlo y al mismo tiempo defender los intereses de las compañías?, ¿cómo hacer que no se exponga la información confidencial?

El teletrabajo está integrado por dos áreas: el acceso remoto, es decir, la posibilidad de que las personas trabajen desde su casa; y la seguridad general de las redes.

Sin éstas, es muy complicado que una iniciativa de este tipo funcione de forma óptima y el de la seguridad es un gran punto en el cual nuestra empresa puede añadir gran valor para el futuro: la conexión segura.

Otro aspecto importante del acceso remoto es la capacidad de hacer respaldos, uno de los puntos más débiles. Los trabajadores que están dispersos tienen mucha dificultad de hacer respaldo y actualizaciones.

Las empresas deben considerar la adquisición de equipos que permitan al personal respaldar de forma automática cuando se conecten a la red corporativa, y sin su intervención; hacerlo mediante una solución bastante sencilla, diferencial, que no ocupe demasiados recursos del ancho de banda, porque obviamente la conexión debe estar disponible para todos los usuarios.

Lo vemos como un negocio creciente pues cada día las empresas, de todo tipo y tamaño, demandan con mayor frecuencia este tipo de equipos.

Ahora ¿por qué existe cierta renuencia a diseñar iniciativas para implantar el trabajo a distancia? Si bien es cierto que lo hemos detectado como una tendencia importante, también es cierto que existe un problema cultural, que no debiera existir, porque cuando se trabaja por objetivos, la gente tiene que cumplir estos objetivos esté o no esté dentro de una oficina.

Se necesita un cambio cultural. Las empresas deben entender que el trabajo es una actividad, no una ubicación.

Además existe una ventaja reciente para impulsar el teletrabajo, algo que no existía hace un par de años: el acceso a datos que no era tan ubicuo como lo es ahora.

El crecimiento del DSL y del cable ha popularizado mucho el acceso a la red, porque una de las preocupaciones que el empleado tiene es “si yo estoy trabajando desde mi casa y tengo una conexión, ¿quién va a pagar por este servicio?”.

Pero es algo que hoy en día las empresas ya están considerando en sus gastos mensuales el acceso remoto. Sabemos que es un proceso gradual, natural, que está ocurriendo, que está evolucionando y que es inevitable.

Ventajas y razón extra
Las ventajas de estas prácticas son visibles, porque por ejemplo se utilizan oficinas más pequeñas. Por otra parte, las personas cada vez cuentan con más tecnología en sus propios hogares. Lo que debemos tomar en cuenta es que en algunos países esta práctica está más avanzada.

Debemos considerar los casos de éxito y mejores prácticas de Europa y Estados Unidos y adecuarlas a nuestras propias empresas.

Por desgracia, en nuestros países existe una razón extra para considerar el teletrabajo, porque estamos en zona de temblores, inundaciones o huracanes.

El punto principal que queremos dejar claro es que los negocios deberán estar listos para estas situaciones y al mismo tiempo fortalecer su infraestructura contra ataques digitales.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *