Efectividad en la Arquitectura Empresarial

Gartner propone cinco que preguntas que deben formular los CIO para asegurarse de que su AE le está agregando valor al negocio.

¿Cómo medir si su AE está dando buenos resultados?

El actual clima económico, un programa de Arquitectura Empresarial (AE) es una necesidad, no un lujo; por ello, Gartner ha identificado cinco preguntas que le pueden ayudar a los CIO a asegurarse de que su iniciativa AE está generando valor a la compañía.

Gartner define la AE como una traducción de la visión y estrategia corporativa a un cambio efectivo de la compañía. Un plan AE conductor del negocio ayudará los costos de la optimización de oportunidades y asegurará un acercamiento racional a la inversión, al balacear las necesidades actuales con las oportunidades de crecimiento de mañana.

“Parece que los CIO se dan cuenta, intuitivamente, del valor que puede entregar una AE, pero encontramos que muchas organizaciones aún se les dificulta”, declaró Anne Lapkin, vicepresidenta investigativa en Gartner. “Algo no menos preocupante es que la creciente importancia de la optimización de costos se traduce en una reorganización de iniciativas por parte de los equipos de AE, ello para asumir las cambiantes prioridades corporativas”.

Así, Gartner ha concebido cinco preguntas clave para que los CIO se aseguren de que su AE está funcionando correctamente:

¿Es la propuesta de valor de la iniciativa AE específica para la empresa, y está articulada con los términos del negocio? Debe ser una habilidad del arquitecto empresarial el expresar cómo la arquitectura contribuirá a las metas definidas por la compañía. La propuesta de valor debe ser clara y manifiesta. A menudo los directores de arquitectura confían en la idea de que la propuesta de valor está bien entendida por toda la compañía, pero olvidan que si algo no está explicito, está abierto a diferentes interpretaciones.

¿Ha sido reenfocada la propuesta de valor de acuerdo a los cambios de las prioridades de la compañía? debido a que las prioridades de negocio han cambiado tanto por el actual clima económico, y sin olvidar que la AE es un proceso repetitivo, el equipo de arquitectura debe evaluar las prioridades periódicamente para estar a tono con el ritmo y enfoque de la compañía. Los involucrados con la AE deben aprovechar las oportunidades de redefinir las propuestas de valor para reflejar las prioridades actuales de negocio, que muchas veces no se concentran en la reducción de gastos si no en la exploración de nuevos mercados.

¿Enfatizan los arquitectos en el valor del proceso más que en valor de los tangibles? En muchas organizaciones se crea un foco inapropiado por parte del equipo de arquitectura, pues se concentran en la de “artefactos” más que en el proceso facilitador de la AE. El foco debe ser el posibilitar un cambio empresarial; AE es el proceso que articula conductores estratégicos para el cambio y define la visión del estado futuro, para apoyarlos y proveer el camino para alcanzar dicho estado futuro y las restricciones creadas en la exploración del camino. Este debe ser un proceso colaborativo, facilitado por los arquitectos, con beneficios reales para la compañía que vengan del proceso y no del producto de algún trabajo en particular.

¿Están siendo usadas las métricas de desempeño, y están enfocadas en el negocio? En un intento por medir el valor de la AE, las organizaciones usualmente erran en las métricas que se enfocan en el equipo de arquitectura y su rendimiento o los resultados técnicos. Sin embargo, Gartner insiste en que la medición de la efectividad de la arquitectura no es sustituta de la medición del valor del negocio. Si la iniciativa de la AE no está entregando los resultados que la compañía necesita, algo tiene que cambiar. Mediciones apropiadas deberían incluir una mejora de llegada de nuevos productos al mercado o la reducción de costos como porcentaje de los ingresos.

¿Está efectivamente posicionada la gobernabilidad para asegurarse de que la visión de la arquitectura está siendo cumplida? Gobernabilidad y arquitectura van de la mano. La AE identifica cambios de negocio prioritarios, y la gobernabilidad se asegura de que dichos cambios estén fundamentados y ocurran. Si la línea impartida por la arquitectura no es implementada, entonces los tangibles de la AE cuentan menos que libros apiñados en un estante. Para alcanzar el valor real, el proceso arquitectónico para generar decisiones de inversión e implementación debe ser desarrollado al mismo tiempo que es definido el proceso de creación y mantenimiento de la arquitectura.

Anne Lapkin hablará el estado actual de la AE y el futuro del mercado, durante la Conferencia Gartner sobre SOA y Desarrollo e Integración de Aplicaciones, que se realizarán en Londres, en el Royal Lancaster Hotel, entre el 24 y 25 de junio.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *