Exigirá el nuevo orden financiero sistemas “más inteligentes”

El vuelco es hacia tres áreas: especialización, transparencia y menores rendimientos generales, reveló estudio de IBM.

IBM

90% de los ejecutivos de mercados financieros y funcionarios gubernamentales piensan que los rendimientos del pasado en el sector han llegado a su fin, revela estudio del IBM Institute for Business Value.

Para acompañar la estructuración radical de la industria de los mercados financieros, las instituciones deben adaptarse a un nuevo panorama de menores márgenes, en el que tendrán que especializarse en torno de los servicios que los clientes valoran en lugar de seguir proporcionando una gama completa de servicios in-house.

El estudio predice una consolidación significativa en segmentos forjados con sobre-capacidad, tales como: banca de inversión, administración de activos y administración del patrimonio. La mayor regulación y transparencia también eliminarán las actividades que antes dejaban altos márgenes, se convertirán en commodities.

El estudio vislumbra tres áreas específicas de especialización que probablemente surgirán de la nueva condición económica:

Operadores Beta (Beta Transactors): La mayoría de las compañías de mercados financieros se concentrarán en prestaciones del tipo servicio público (utility) (operaciones bursátiles, administración de activos, etcétera) que ofrecen la infraestructura necesaria para formar mercados, de la misma manera que las compañías de suministro de agua, procesos de purificación y cañerías son necesarias para abastecer agua potable.

Asesores: Una menor cantidad de instituciones se concentrarán en dar asesoramiento, como administración patrimonial o asesoramiento sobre fusiones y adquisiciones.

Buscadores Alfa (Alpha Seekers): Un puñado de empresas de inversión de capital privado, fondos de cobertura (hedge funds) y casas de inversión boutique, ninguna de las cuales es “demasiado grande para quebrar” se enfocará en generar altos rendimientos a partir de inversiones de alto riesgo.

Durante algún tiempo, a las compañías les resultó demasiado fácil obtener grandes ganancias e hicieron poco por refinar los sistemas de gestión o control, así como mejorar la transparencia o conectarse con los clientes.

Los participantes en la encuesta de IBM mencionaron que un mejor nivel de servicio al cliente y eficiencia será crítico para la supervivencia competitiva en un nuevo orden financiero de más bajos márgenes, hallazgo que es congruente con otras industrias más maduras.

En el futuro, las firmas necesitarán sistemas “más inteligentes” capaces de evaluar continuamente sus riesgos y rendimientos en cada línea de negocios y ajustar la mezcla, el mix, de negocios en forma acorde.

Al mismo tiempo, estos sistemas también permitirán a las empresas refinar la atención al cliente a través de una mejor comprensión de la rentabilidad por línea de negocio y por producto, así como por cliente individual.

Si bien se espera un crecimiento débil hasta el año 2012, dependerá de la capacidad de las firmas de prosperar en un ambiente cada vez más transparente. Por ejemplo, los fondos de cobertura (hedge funds) (y por consiguiente sus proveedores de servicios de intermediación financiera de primer nivel) enfrentarán presiones severas, en tanto la transparencia revela que la mayoría de los fondos no están cumpliendo su “promesa”.

Mientras tanto, los negocios de flujo (en particular, los instrumentos derivados), inversiones pasivas y proveedores de infraestructura tales como entidades de custodia, firmas de compensación bancaria y bolsas, crecerán como resultado de la mayor transparencia para acercarse a la mitigación del riesgo.

El IBM Institute for Business Value encuestó a 2,754 participantes de la industria, que incluyen a 1,076 inversores individuales y 1,678 ejecutivos y funcionarios públicos, para determinar cómo las firmas de mercados financieros deben prepararse para el futuro.

En un informe publicado con el título: “Hacia la transparencia y la sustentabilidad: construyendo un nuevo orden financiero”, descubrió que los encuestados evidenciaron un amplio consenso sobre la necesidad de eliminar la complejidad y el exceso y pasar a un mercado más transparente y sustentable.

También estuvieron de acuerdo sobre la necesidad de regulación eficaz no sólo para evitar los errores del pasado, sino también para prevenir los nuevos en un futuro, pero con el temor de que deficiencias en la regulación puedan frenar la innovación necesaria.

Otras conclusiones del informe:

  • Los proveedores y clientes están desconectados 79% del tiempo (lo que los clientes realmente valoran y están dispuestos a pagar versus lo que los proveedores creen que sus clientes valoran y están dispuestos a pagar).
  • 80% de las firmas se autoevaluaron con una clasificación de moderada a pobre en el cumplimiento de las promesas de su marca institucional en cuanto a agilidad y estabilidad (las promesas de marca son para múltiples partes interesadas o stakeholders, incluso clientes, gobierno y empleados).
  • Más de 60% de los clientes creen que su proveedor no está actuando en el mejor interés del cliente y casi 60% de los proveedores concuerda que no está actuando en el mejor interés de los clientes.
  • Del lado de la compra hay una generalizada comprensión del comportamiento de los clientes versus el lado de la venta, aunque todavía hay espacio para mejorar incluso del lado de la compra.
  • Más de 90% de los ejecutivos empresariales y funcionarios gubernamentales creen que la industria se disgregará; aparentemente, “la destrucción de la riqueza conduce a la auto-reflexión”: la industria se está especializando, reflexionando sobre 1) qué hacer, 2) qué no hacer, y 3) cómo especializarse en lo que el cliente valora.
  • Al preguntárseles sobre el nuevo orden mundial, los ejecutivos de finanzas y funcionarios gubernamentales clasificaron como primera prioridad la necesidad de mayor transparencia, en segundo lugar, la necesidad de abordar el capital y la liquidez, y en tercer lugar la falta de alineación entre los incentivos de las firmas y las necesidades de los gobiernos y los consumidores individuales.
  • 70% de los ejecutivos están preocupados porque el gobierno se “exceda” en sus precauciones y privilegie excesivamente la estabilidad financiera a expensas de la innovación.
Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *