El Conficker sigue latente

Amenaza compleja, que puede ser peligrosa y que continúa incrementando sus índices de propagación con altas tasas de infección.

Conficker sigue latente

Con el 8,9% del índice mundial de detecciones de malware, el gusano Conficker continúa siendo una de las amenazas de mayor propagación, destacándose por sus altos niveles de infección, según informa la empresa de seguridad informática ESET.

Contrario a la curva frecuente de infección, donde el número de sistemas infectados suele disminuir con el pasar del tiempo, la constante aparición de nuevas variantes del Conficker hace de este gusano, una de las amenazas más complejas de la actualidad debido a la creciente cantidad de usuarios afectados junto con un incremento acelerado en sus niveles de propagación alrededor del mundo.

Según ThreatSense.Net, el sistema de Alerta Temprana de ESET, las tasas de propagación mundial continúan aproximándose al 9% del total de detecciones, superando el 10% en América Latina y siendo aún mayor en algunos países de la región; como por ejemplo en Argentina, donde cerca del 25% de los equipos reportaron la detección del gusano Conficker.

“Actualmente, se estima en miles el número de diferentes variantes del gusano Conficker y todas ellas comparten las principales características técnicas de esta amenaza que son: la creación de servicios en el sistema operativo, la conexión constante a Internet para recibir sus actualizaciones y la posibilidad de bloquear herramientas y sitios de seguridad”, dijo Cristian Borghello, Technical & Educational Manager de ESET Latinoamérica.

Un poco de historia
La aparición del gusano Conficker se remonta a noviembre del año pasado, fecha en la que comenzó la propagación de su primera variante aprovechando una vulnerabilidad en los sistemas operativos Windows, a pesar de que ya existía -desde el 23 de octubre- la actualización crítica MS08-067 de Microsoft que soluciona el problema.

Es decir que el gusano se aprovecha de un problema ya solucionado, pero debido a que aún existe una gran cantidad de usuarios que no han instalado dicha actualización, la amenaza continúa propagándose por este medio.

En versiones posteriores, la propagación de este gusano se realiza explotando la misma vulnerabilidad en los productos de Microsoft, utilizando los recursos compartidos o los dispositivos USB y es de esperar que se incorporen nuevas capacidades de ataque, a medida que aparezcan nuevas versiones actualizadas de este código malicioso.

Los sistemas infectados con Conficker, sufren de una elevación y saturación del tráfico en la red, denegaciones de servicio y posible fuga de información crítica, entre otros inconvenientes. Todo ello, sin considerar los costos humanos, de tiempo y económicos requeridos para eliminar el gusano.

Cómo protegerse
La protección ante el gusano Conficker debe ser una conjunción de medidas de gestión de la seguridad y la utilización de herramientas de protección de última generación, tanto en equipos hogareños como en sistemas informáticos corporativos de toda envergadura.
De esta manera, tanto usuarios hogareños como administradores de las redes corporativas, deben tener en cuenta los siguientes métodos para evitar infectarse con alguna variante de Conficker:

  • Tener actualizados todos los sistemas Windows en la red, específicamente el parche MS08-067. Para más información acerca de la actualización crítica MS08-067, se puede visitar el sitio oficial de Microsoft.
  • Deshabilitar la ejecución automática de dispositivos USB, para evitar la infección a través del archivo autorun.ini.
  • Proteger los recursos compartidos en red con contraseñas fuertes, para evitar la propagación por este medio.
  • Tener instalada una solución antivirus con capacidades proactivas de detección ante amenazas nuevas y desconocidas.

Para usuarios de otras soluciones de seguridad que hayan sido víctimas del Conficker, ESET ha liberado una herramienta para eliminar esta amenaza, permitiendo la desinfección de sistemas ya vulnerados.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *