¿Qué tenemos que recortar o eliminar en tiempos de contingencia?

Víctor M. Giles, fundador, director general y socio consultor de VGDNA, comenta acerca de la forma de asumir un periodo ajustes en costos, dentro de las empresas, sin sacrificar la calidad en la relación con el cliente.

Víctor M. Giles

Por: Víctor M. Giles

“Siempre es demasiado pronto para renunciar”
Norman Vincent Paele
“Nunca te rindas a tu sueño… La perseverancia es todo lo que importa”
Tawni O’Dell

En esta época en vivimos, la gran mayoría de las empresas con la que he tenido la oportunidad de platicar, están siguiendo la “estrategia” de disminuir o recortar “gastos” para generar ahorros, y en muchas de ellas se vienen momentos de pánico e incertidumbre, simplemente recortan “por montos” o por “creencia de que no les sirve”.
Es importante no dejarnos llevar por espejismos de una supuesta victoria fácil para “sobrevivir” –ya que en su desesperación eso es lo que buscan muchas empresas, sin analizar primero por qué están en esa situación.

El primer punto del que les platico es que efectivamente debemos darnos tiempo de analizar y eliminar lo que no nos es útil o es superfluo para el negocio, pero debemos de cuidar no cometer un tremendo error si la acción afecta negativamente nuestra relación con los clientes.

Debido a que este 2009 se ve como un año de retos y oportunidades, nuestros clientes se vuelven más selectivos respecto de las empresas con las que hacen negocios. Esto realmente significa que no podemos darnos el lujo de dejar que nuestros vínculos con los clientes se debiliten; de hecho, justo ahora es cuando necesitamos reforzarlos y hacer presencia inteligente.

Tenemos que, como empresarios, ayudar a que nuestras organizaciones logren el punto de equilibrio entre reducir los costos no necesarios y la inversión mantener las relaciones con los clientes, y aunque sabemos que no es fácil, sí es necesario dar certeza a nuestras decisiones.

Estando en el Kick off este para este año con uno de nuestros clientes, éste ha tomado dos decisiones que me parecen básicas para este año: a) crecer en facturación sin perder rentabilidad, y b) reforzar la atención a todos sus clientes, priorizando por los clientes críticos, y sobretodo que, con acciones relativamente pequeñas, puedan mandar señales de que su empresa sigue valorando a sus clientes y la relación que lleva con ellos.

Es por esto que ahora, más que nunca, debemos de poner especial énfasis en cuidar la relación con los clientes y en la atención y servicio que les damos, así como la optimización de los procesos críticos del negocio orientados a hacer mejor las cosas y a usar los recursos más efectivos.

Esta es una invitación a que, en primera instancia, revisemos los procesos críticos y de soporte al negocio, analicemos, en base a nuestra planeación anual, qué acciones son las adecuadas para minimizar los riesgos procurando crecer, y si es necesario detener la marcha, analizar muy bien los efectos de actuar o no y en qué tiempo para tomar las mejores decisiones. Al mismo tiempo, revisar el plan actual de negocios, o en caso de que no se tenga elaborado, de esta manera tendremos definido el rumbo que queremos seguir.

Hablando entre empresarios y de empresas, es fundamental no perder el rumbo, pero asegurarnos que éste haya sido definido en forma clara y adecuada, y que se hayan también comunicado adecuadamente a toda la Organización.

El autor es fundador y director general de VGDNA, SC México y Centroamérica (www.vgdna.com), y está dispuesto a realizar de manera gratuita un diagnóstico de la empresa de un lector interesado, con el empleo de su metodología BIOGEM®. Basta escribirle a victor.giles@vision-global.com.mx.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *