Cinco estrategias para la supervivencia del negocio

Para sobrellevar la tormenta, Citrix ofrece cinco estrategias que permitirán apuntalar su negocio ante la difícil situación que se avecina.

Estrategias

Dentro del clima económico actual y si las predicciones actuales terminan cumpliéndose, a los departamentos de tecnología informática, al igual que el resto de las áreas de negocios, les espera un camino lleno de sobresaltos. Ahora bien, la demanda de servicios de TI sigue en aumento y que aún deben ofrecer un servicio a toda hora y todos los días de la semana bajo condiciones difíciles. Citrix recomienda:

· Considerar el valor general de los proyectos: cuando la administración presiona al departamento de TI para que reduzca costos, los ejecutivos con frecuencia tienden a tomar rápidas decisiones para bajar los costos que tienen sentido a corto plazo, como reducir personal o cancelar proyectos. Sin embargo, cualquier decisión de este tipo debiera apuntar a entregar un posicionamiento competitivo o un valor estratégico a la operación de TI cuando los problemas hayan quedado atrás. Evalúe siempre los riesgos asociados con la instrumentación de cada proyecto, contrastándolos con los riesgos de no hacerlo. También se deben considerar cuáles proyectos no están en línea con las metas empresarias corporativas a largo plazo, ya que estos proyectos son los primeros que se deben eliminar.

· Considerar el costo total de la gestión empresarial: lo primero que se debe hacer antes de decidir las medidas a tomar, sean aplicables al presupuesto o la reducción de personal, es dar una nueva mirada a todos los costos asociados con la gestión empresarial. Esto no debe incluir solo los costos asociados con TI, como almacenaje, enfriamiento y copias de respaldo, sino también los indirectos como el costo de espacio para oficinas, energía eléctrica y viajes. Una vez establecido esto, el departamento de TI podría contribuir a hacer ahorros dentro de la compañía como, por ejemplo, sugerir pasarse al trabajo remoto, además de hacer ahorros en el propio departamento de TI implementando medidas como almacenamiento y servidor remotos.

· Proteger los datos: a pesar de las medidas para ahorrar costos como las arriba descritas, en una recesión inevitablemente se perderán algunos puestos de trabajo y es vital que la gerencia y los jefes de departamento estén preparados para los desafíos presentados por esta situación. Una de las mayores preocupaciones es garantizar que la pérdida repentina de personal potencialmente clave no iguale a la pérdida de información que puede llegar a ser crucial para los negocios, en particular en mercados muy regulados. Al mantener la información almacenada centralmente, permitiendo el acceso a ella según la necesidad, las empresas pueden tener la seguridad de que la información sensible y crítica para las misiones quedará protegida automáticamente, lo que le permite al personal hacer su trabajo sin cargar con la responsabilidad de proteger los datos.

· Concentrarse en el ambiente: resista la tentación de guardar en un cajón las iniciativas ecologistas, considerándolas como algo "bueno, pero opcional". Éste es el mejor momento para ser ecologista. A medida que los precios del combustible oscilan y se hace más difícil abastecer los centros de datos con suficiente energía, el encontrar formas para frenar el consumo de energía será clave para controlar los costos mientras la economía va en declive. La consolidación del espacio del servidor y la simplificación de los entornos operativos mediante la virtualización son apenas dos formas en las cuales esto se puede lograr, con el beneficio adicional de que la productividad mejora.

· Simplificación, no estancamiento: la preocupación principal del departamento de TI durante la recesión será concentrar los presupuestos para entregar los servicios críticos para el negocio, tales como aquellos obligatorios por ley y los factores de seguridad de datos, en tanto que esos considerados "buenos, pero opcionales" se pondrán en compás de espera. Hay que tener en mente, sin embargo, que aunque a corto plazo tenga sentido adoptar un enfoque de "volver a lo básico", si usted simplemente vuelve a cubrirse con la comodidad de las tecnologías comprobadas y deja de innovar por completo a expensas de una estrategia a largo plazo, entonces las cosas bien podrían empeorar para su negocio a largo plazo. Simplificación no significa estancamiento.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *