La computadora cognitiva del futuro

Basada en la habilidad del cerebro, integraría la información de una variedad de fuentes, manejaría la ambigüedad, respondería según el contexto…

Cerebro

 

Los sistemas de cómputo del futuro simularían y emularían las capacidades del cerebro en las áreas de sensación, percepción, acción, interacción y cognición, teniendo como reto el bajar el nivel de consumo energético y el lograr un tamaño compacto. La creación de esas computadoras es el reto que, en un hecho sin precedentes, se avocan IBM Research (www.ibm.com/research) y cinco universidades prestigiosas.
La explosión de los datos digitales no muestra indicios de bajar su incremento. Según la empresa analista IDC, el volumen de datos digitales crece rápidamente a una tasa de 60% por año, dando a las empresas acceso a increíbles nuevos flujos de información.

No obstante, sin la capacidad de monitorear, analizar y reaccionar a esta información en tiempo real, es posible que gran parte de su valor sencillamente se pierda, a menos que los datos sean captados y analizados generando demoras en las decisiones y acciones.

La computación cognitiva ofrece la promesa de sistemas capaces de integrar y analizar gran cantidad de datos desde muchas fuentes en un abrir y cerrar de ojos, permitiendo a las empresas o a las personas tomar decisiones rápido y a tiempo para causar un impacto significativo. Una computadora cognitiva, que actúa a modo de “cerebro global”, uniría con precisión las piezas dispares (los datos), como explica el Dr. Dharmendra Modha, de IBM Research en http://www.youtube.com/watch?v=1y0NOa-yjr8 .

Buscando inspiración en la estructura, la dinámica, la función y el comportamiento del cerebro, el equipo de investigación liderado por IBM busca romper el paradigma de la máquina programable convencional. Como el fin es bajar el consumo de energía y el tamaño del cerebro, utilizaría dispositivos a nanoescala para sinapsis y neuronas. Esta tecnología está posicionada para generar arquitecturas de computación y paradigmas de programación totalmente novedosos.

El objetivo es tener: computadoras desplegadas en forma ubicua, imbuidas de una nueva inteligencia capaz de integrar la información de una variedad de sensores y fuentes, manejar la ambigüedad, responder dependiendo del contexto, aprender con el tiempo y reconocer patrones para resolver problemas complejos con base a la percepción, la acción y la cognición en ambientes complejos y del mundo real.

IBM y sus colaboradores recibieron US$4.9 millones en financiamiento de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada en Defensa (DARPA) para la primera fase de la iniciativa Systems of Neuromorphic Adaptive Plastic Scalable Electronics (SyNAPSE) de DARPA.

La propuesta de IBM “Computación Cognitiva a través de Sinaptrónica y Supercomputación (C2S2)”, delineará una investigación reveladora durante los próximos nueve meses en áreas que incluyen sinaptrónica, ciencia material, circuitos neuromórficos, simulaciones de supercomputación y ambientes virtuales.

La investigación inicial se enfocará en demostrar dispositivos tipo sinapsis de baja potencia, a nanoescala; y en descubrir los microcircuitos funcionales del cerebro. La misión de largo plazo de C2S2 consiste en mostrar computadoras cognitivas compactas y de bajo consumo energético que se acerquen a la escala de inteligencia de los mamíferos.

Máquinas inteligentes holísticas

En el pasado, el campo de la investigación en inteligencia artificial se enfocó en aspectos individuales de la ingeniería de máquinas inteligentes. La computación cognitiva, a la vanguardia de esta línea de investigación, busca diseñar máquinas inteligentes holísticas que unan todas las piezas.

IBM tiene una rica trayectoria en el área de investigación en inteligencia artificial que se remonta a 1956, cuando realizó la primera simulación del mundo de la corteza cerebral a gran escala (512 neuronas).
La iniciativa de computación cognitiva de IBM fue engendrada en 2006 en su Instituto de Investigación de Almaden, que anualmente reúne a los grandes cerebros para abordar desafíos fundamentales en los límites mismos de la ciencia y la tecnología.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *