Impulsa Nokia telefonía móvil para incrementar el PIB

Asocia a la responsabilidad social corporativa el negocio rentable para los inversionistas y la fabricación de teléfonos que cierren la brecha digital; “se necesita para estar todos conectados”.

Teléfono Nokia hecho de basura

Teléfono Nokia hecho de basura: plástico de botellas, hule de neumáticos y aluminio de latas (Foto de Pablo Berruecos Vila, de Dash Producción).

 

 

 

 

Por: Manuel Mandujano

Si cada 100 personas tiene o agrega 10 celulares a su uso (esto es, si se aumenta 10 por ciento en promedio la penetración de la telefonía móvil), se incrementa 0.59 por ciento el producto interno bruto (PIB) de un país.

Ese efecto directo se debe a que con ello se agilizan las actividades económicas, según descubrió la London Business School (dato de 2006). Aún más, ese incremento puede alcanzar 1.2 por ciento en análisis de la consultora Deloitte (dato de 2007).

El resultado indirecto es “por lo menos tres veces más”, según investigaciones de McKinsey & Company, realizadas en cooperación con la Asociación GSM en 2006.

Tales impactos llevaron a Nokia, el fabricante de dispositivos móviles, a establecer el programa Homegrown que redefine su visión para fabricar celulares de última tecnología y amigables con el ambiente, y cuya originalidad radica en que facilita el acceso de la telefonía a la población y contribuye a solucionar problemas sociales y ambientales.

Cuatro conceptos modelan ese programa: teléfonos hechos de material reciclable, cargadores de cero desperdicio, enfoque en las personas y perdurabilidad del teléfono en vez de su desecho.

Concretar esa visión y persuadir al mercado que la adopte es el “marketing sostenible” de Nokia que, no es una campaña, sino “tratar de convencer al consumidor a tomar decisiones que hagan posible el negocio y el cuidado del medio”, definió Cesar Castro director de ventas de Nokia para el Cono Norte de América Latina.

Cesar Castro y Martín Chirotarrab

Cesar Castro y Martín Chirotarrab (Foto del autor).

 

 

Él y otros directivos del fabricante originario de Finlandia participaron en la Latin America Responsible Business Summit, una reunión para periodistas, realizada el 1 y 2 de octubre de 2008 en Panamá.

En ese encuentro, se revisaron, entre otros aspectos, el programa Homegrown y sus conceptos, tema de esta nota. Pero, antes, ¿cómo dejar de fabricar numerosos tipos de teléfono y cómo no comprar el modelo fashion, el de la apetecible promoción que aparece cada ocho o diez meses? Si no se entrega valor, se acaba el negocio. Entonces, ¿qué tipo de valor, ahora? ¿A costa de las ganancias de los accionistas?

“El marketing sostenible no es solo una mirada inmediata, sino una estrategia de largo plazo; por ejemplo, si uno busca ampliar la participación de mercado, no sólo tiene que hacerse con base en la reducción del precio de los teléfonos celulares, porque acabaría la empresa; por eso, el marketing sostenible no es una campaña, sino la forma de posicionar productos inéditos y de dirigirse a las diferentes audiencias, incluidas las del medio rural”, precisó Martín Chirotarrab, jefe de ventas de Nokia para Centroamérica y Caribe.

El concepto, que se antoja seductor, se refiere en otras palabras al “balance de la misión de una compañía y de sus objetivos comerciales, con las necesidades del consumidor y con la urgencia de la preservación del ecosistema mediante productos más durables, que consuman menos energía y que se manufacturen con materiales reciclables y no contaminantes”.

¿Cómo puede hacerlo Nokia, el fabricante de dispositivos móviles que posee 40% de penetración del mercado mundial de teléfonos celulares (y 80% en América Latina y el Caribe), con 437 millones de usuarios en 150 países y ventas netas anuales por 51,100 millones de euros? 1 Euro = US$ 1.32 aproximadamente.

Lo hace con investigación y desarrollo, rubro al que destina 5,600 millones de euros (11% de las ventas) y al que dedica 29% de su personal en 11 países. Lo hace porque forma parte de su cultura de “negocios responsables” que va más allá de fabricar con sustancias y materias primas limpias, de manufacturar con material reciclable, de hacer embalajes más pequeños y de recolectar los teléfonos usados.

Materiales re-hechos

Andrew Gartrell, diseñador de productos Nokia Homegrown

Andrew Gartrell, diseñador de productos Nokia Homegrown

 

Durante la reunión de Panamá, Andrew Gartrell, estratega de los diseños ecologistas de Nokia, presentó un celular hecho con “basura”, eso es, material reciclado: plástico de botellas, aluminio de latas y hule de neumáticos. “Hacer bello el desecho es nuestra misión”, comentó.

En espera de su masificación, ese celular es todavía un prototipo, diseñado bajo el nuevo concepto Remade que consiste en la fabricación de aparatos móviles usando solamente materiales reciclados, para así minimizar el uso de recursos naturales y permitir una utilización de energía más eficiente.

En el interior de ese celular existen otras tecnologías nobles con el medio y que ahorran energía sin comprometer el estilo. Su precio no será más que el de uno normal.

Actualmente, un teléfono Nokia es hasta 85 por ciento reciclable, incluyendo baterías y accesorios, y la meta de la corporación es llegar al ciento por ciento.

El concepto Remade es resultado de dos años de investigación que forma parte del programa denominado Homegrown.

Los otros tres conceptos que modelan ese programa: cargadores de cero desperdicio, enfoque en las personas y perdurabilidad del teléfono en vez de su desecho, ameritan espacio aparte.

(Continuará: “Coloca Nokia las personas primero”)

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *