Centroamérica, Caribe y la “huella del carbono”

Ambas regiones son las menos contaminantes pero las más perjudicadas por las consecuencias del calentamiento global; una preocupación diferida en las empresas.

 

Centroamérica, Caribe y la “huella del carbono”

Por Manuel Mandujano

De 187 empresas latinoamericanas encuestadas por la consultora IDC, 131 (o 70%) “están de acuerdo en que hay un esfuerzo continuo en su organización para reducir los efectos de la empresa sobre el ambiente y que la tecnología de información verde (TI Verde o Green IT en inglés) está desempeñando un papel importante en hacer que eso suceda”.

“Parece haber consenso en que ser ‘verde’ está en la agenda actual de las organizaciones de América Latina y que será un tema más y más debatido en toda la región durante los próximos años”, señaló Eric Prothero, vicepresidente de IDC Latinoamérica, el 15 de mayo de 2008, cuando dio a conocer el estudio “Latin America CEO Priorities 2008”, en Santiago de Chile.

Dicho estudio tiene como una de sus fuentes la encuesta mencionada, realizada en empresas de medianas a grandes, de Argentina, Brasil y México, pertenecientes a un variado espectro de industrias que incluyó servicios, finanzas, comercio, telecomunicaciones y manufactura.

Prothero resaltó que las empresas de América Latina apuntan a dos principales iniciativas que los proveedores de tecnología deben tomar en relación con TI Verde. En primer lugar, reducir su propia “huella de carbono” y en segundo lugar, utilizar productos reciclados y materiales reciclables en sus productos.

"Aunque el estudio ha detectado un enorme interés, la TI Verde aún se encuentra en una fase inicial en la región. Es un diálogo importante y políticamente correcto en América Latina que plantea la imagen de la propia organización, pero en este momento, no entrará en el proceso de decisión de compra TI", concluyó Eric Prothero.

En lo descrito, están planteadas estas cuestiones torales referentes al ambiente y a las tecnologías de información en nuestros piases:

La reducción de los efectos de las empresas sobre el medio, principalmente su propia “huella de carbono”.

La tecnología de información verde que contribuye a esa reducción.

La demanda en ciernes de TI Verde, contrapuesta a la oferta existente de los fabricantes.

Sin “huella”, padeciendo los efectos

América Latina produce apenas 6% del dióxido de carbono (CO2 ) del planeta. Ante cantidad tan pequeña, los expertos del Banco Mundial remarcan el “imperativo moral” que le incumbe a las naciones que más contaminan, “las cuales deben hacer esfuerzos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global”.

La concentración atmosférica de esos gases podría alcanzar el doble de su nivel preindustrial para el 2035, con lo que la temperatura media del planeta experimentaría un aumento de más de 2º C.

Esa es la cuestión que preocupa. Tan solo como ejemplo, es espera que los incrementos de temperatura sean particularmente extremos en los Andes. La mayoría de los glaciares más pequeños probablemente habrán desaparecido en el transcurso de una generación, mientras que los glaciares ubicados a menores alturas podrían desaparecer totalmente hacia el año 2026.

Centroamérica produce menos de 0,5% del dióxido de carbono (CO2 ) del planeta (12 veces menos que el conjunto de América Latina), pero paradójicamente “es una de las regiones más vulnerables ante los embates del cambio climático”, aseguró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el 27 de mayo de 2008 en San Pedro Sula, 243 kilómetros al norte de la capital Tegucigalpa, en el marco de la Cumbre de Cambio Climático y Medio.

“El aumento de la temperatura atmosférica y la del mar, la reducción y la inestabilidad en el régimen de lluvias y la subida del nivel del mar tienen impactos en la producción, la infraestructura, los medios de vida y la salud de la población. Además, es posible que gradualmente se debilite la capacidad del medio ambiente para proveer servicios vitales y que se intensifiquen las sequías y los huracanes”, prevé el organismo.

Ese 27 de mayo, las autoridades regionales del ambiente y su órgano de integración, la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), la Sede Subregional de la CEPAL en México y el Ministerio del Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), anunciaron la realización del estudio “La economía del cambio climático en Centroamérica”, con el fin de analizar los retos, beneficios y costos de mitigar y adaptarse al cambio climático.

Esa iniciativa responde a la preocupación de los Presidentes del Sistema de Integración Centroamericana para desarrollar estrategias frente a los efectos del calentamiento global causado por las emisiones de dióxido de carbono.

La iniciativa quiere estimular el debate sobre las opciones de acciones nacionales y regionales que se emprenderán de forma urgente y sostenida, con la participación de tomadores de decisiones económicas y sociales, científicos y especialistas ambientales; y, a la vez, alertar a la sociedad en general sobre la seriedad del reto.

El estudio utilizará los lineamientos generales de la metodología del “Informe Stern” sobre el impacto económico del cambio climático en el mundo y establecerá escenarios macroeconómicos para Centroamérica., haciendo las adaptaciones necesarias para la región.

Adicionalmente se realizarán estudios sobre los impactos y los costos para sectores más sensibles al cambio climático, incluyendo el agua, la agricultura y la salud, la pobreza y los fenómenos naturales extremos.

Los estudios serán la base para crear un modelo de valorización integrada que estimará el impacto económico en la región, lo que permitirá proponer opciones de políticas para la adaptación con posibles beneficios para la mitigación.

El estudio tendrá una duración de 15 meses y un costo de 1,8 millones de dólares, aproximadamente.  El Gobierno Británico apoyará inicialmente con cerca de un millón de dólares. La CEPAL se encargará de la coordinación técnica y los países del Istmo Centroamericano contribuirán con sus equipos para acompañar la ejecución de las diferentes actividades del proyecto.

La de Centroamérica se suma a otras iniciativas en las que también participa la CEPAL, como los estudios de la Economía del Cambio Climático en México, en Brasil, en la Comunidad Andina de Naciones y, pronto, en el Caribe. Se espera que contribuya a una apreciación regional de los impactos económicos del cambio climático en el continente.

Nota Relacionada: Green Technology

 

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *