Avanzada móvil

La innovación de la telefonía celular desde la base de la pirámide es de las mejores formas de avanzar hacia la sociedad de la información.

Juan Carreon

Por Juan Carreón

La telefonía móvil es una respuesta efectiva a la pregunta de cómo reducir la pobreza digital y un medio que mejora el desarrollo individual y social, tanto en países de Nuestra América, como de otras regiones en desarrollo.

De hecho, los teléfonos celulares se están convirtiendo en el acceso a la sociedad de la información para los segmentos de bajos recursos en las regiones menos desarrolladas, ya que requieren poca energía eléctrica, una capacitación reducida y menores costos de conectividad, la que es más rápida en comparación con las líneas telefónicas fijas.

Si se tiene en cuenta que más de 75% de la población mundial se ubica en países en desarrollo y que 1.2 billones de individuos viven en pobreza extrema, es fácil imaginar que los mercados que los abarcan, como el de la telefonía, son los de más rápido crecimiento; la tenencia de teléfonos móviles casi se triplicó en los países en desarrollo entre 2002 y 2006, afirma el Informe sobre Economía de la Información 2007-2008 de la UNCTAD*.

A veces, deficiencias en políticas públicas han impedido el desarrollo de dichos mercados, como es el caso reciente en el manejo de la universalización de los servicios de Brasil, donde 43% de sus municipios no cuentan con servicio de telefonía celular, principalmente los más pobres del Norte y Nordeste*. 

Para los investigadores Hernán Galperin y Judith Mariscal**, el acceso a la telefonía móvil contribuye a la mejora del nivel de vida de los pobres, quienes aprecian ese sistema de comunicación como herramienta de fortalecimiento de los vínculos sociales. El efecto económico que tiene para los pobres en países de América Latina y el Caribe (ALC), el empleo de un teléfono móvil se traduce en el incremento del capital social del que disponen, al fortalecer las redes de confianza y mejorar la coordinación de los mercados informales de trabajo.

A pesar de que los actuales niveles de tarifas sólo posibilitan a la mayoría de los usuarios a realizar en promedio menos de una llamada al día, el gasto mensual promedio en servicios de telefonía en la región fluctúa entre 6.1 dólares en Colombia y 15.7 en México, en tanto que en las naciones caribeñas es considerablemente más altos.

En la encuesta realizada por Galperin y Mariscal, “con excepción de México, la mayoría de los encuestados en los países estudiados había hecho uso de un teléfono móvil en los últimos tres meses, independientemente de si lo poseía o no”.  En ella se advierte también que el gasto promedio en telefonía móvil como porcentaje de los ingresos mensuales varía entre 3.2% en Brasil y 6.3% en Argentina, pudiendo llegar para algunos a ser superior a 10%.

Desde la base de la pirámide

Otra inferencia importante derivada de esa encuesta, es que la demanda de los servicios móviles en la base de la pirámide parece ser inelástica con relación a las tarifas, en tanto que la elasticidad precio tiende a aumentar con los niveles de ingresos. O sea, que los usuarios de los niveles inferiores de la pirámide de ingresos valoran las pocas llamadas que hacen o reciben y no las cambiarían como resultado de un aumento de los precios. Sin embargo, para algunos usuarios parece haber un punto límite después del cual dejarían de emplear sus móviles.

Esa inelasticidad no estimula mucho la innovación del lado de los proveedores, pero al condicionar cómo es que los pobres acceden a la telefonía móvil, enmarcan  oportunidades para emplearla en la mejora de sus condiciones de vida.

De ahí que la innovación de la telefonía móvil desde la base de la pirámide sea de las mejores formas de avanzar hacia la sociedad de la información en regiones como la nuestra.

*El informe puede bajarse de la página web http://www.unctad.org/Templates/webflyer.asp?docid=9496&intItemID=1397&lang=3

**RITS, Estratégias de Alavancagem de Tecnologias de Informação e Comunicação (TICs) para o Desenvolvimento Humano em Municípios Não Cobertos por Provedores Comerciais no Nordeste do Brasil – Fase 1, Rio de Janeiro, Outubro 2007, http://www.rits.org.br/

***Hernán Galperin y Judith Mariscal, Pobreza y telefonía móvil en ALC, DIRSI, Ottawa, Canadá, Noviembre 2007, https://idlbnc.idrc.ca/dspace/handle/123456789/29762.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *