Los obstáculos a las TIC

El índice de conectividad en América Latina bajó en el último año; elevarlo de nuevo exige actualizar el sistema educativo.

Juan Carreon

Por Juan carreón

El panorama de la preparación de los países latinoamericanos para emplear de modo eficiente las tecnologías de información y comunicaciones, creciente hasta 2007, es menos positivo para 2008, afirma el Global Information Technology Report 2007-2008, publicado por el World Economic Forum (WEF) el 8 de abril de 2008.

En el índice 2007-2008 de conectividad o Networked Readiness Index (NRI) (www.weforum.org/gitr) de dicha organización, sólo cuatro economías latinoamericanas se ubicaron entre las primeras 50 a nivel global: Chile, en el lugar 34; Barbados, en el 38; Puerto Rico, en el 39, y Jamaica en el lugar 46.

En cambio, el NRI 2006-2007 fue más alentador para la región en cuanto a reducción de la brecha digital y con respecto a otras regiones con nivel semejante de desarrollo, como Asia o Europa del Este; cuando mejoraron significativamente sus posiciones la gran mayoría de los países latinoamericanos: no sólo México, en el lugar 49; sino Uruguay, en el 60; Argentina, en el 63 y Perú, en el 78.

Esa tendencia fue aún más marcada para muchos países de América Central y el Caribe. Entre ellos, Jamaica, en el lugar 45; Costa Rica, en el 56; República Dominicana, en el 66, y Guatemala, en el 79. En particular, estos tres últimos tuvieron mejoras significativas al avanzar 13, 23 y 19 posiciones, respectivamente.

Tuvieron asimismo ascensos: Bolivia subió al lugar 104; Nicaragua, al 103; Guyana, al 98; Ecuador, al 97, y Honduras, al 94. Naciones que, habiendo mejorado significativamente su posición, la perdieron en el lapso 2007-2008: Bolivia, 7; Nicaragua, 13; Guyana, 4; Ecuador, 10 y Honduras, 4.

El descenso de un año a otro fue también para Chile, el país latinoamericano líder en el NRI, que ocupó el lugar 31 en 2007, pasó al 34 en 2008; México, del 49 pasó al 58; Brasil, del 53 al 59; Colombia, del 64 al 69, y Venezuela, del 83 al 86.

La mejora que Latinoamérica exhibió hasta 2007, según el WEF es atribuible en parte al énfasis creciente a las estrategias relacionadas con las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) en las agendas de políticas públicas en la mayoría de los países.

Dicho énfasis, si bien arrancó tardíamente con respecto a países líderes en la promoción de las TIC (ya que se inició sólo a partir de 1998, en los casos de Argentina y Chile; en 1999, en el de Brasil, y en 2000 en Venezuela y Colombia), ha persistido a cambios políticos.

La persistencia se debe a que existe un consenso regional en cuanto a la importancia del desarrollo de una infraestructura de TIC eficiente, del incremento y mejora en las prácticas del gobierno electrónico y del acceso generalizado a dichas tecnologías, todas orientadas a reducir la brecha digital y a mejorar la competitividad regional.

Inversión y desregulación

No obstante, el WEF argumenta que el progreso regional hacia niveles más elevados de capacidad en redes informáticas, debe superar obstáculos significativos; en particular, el viejo sistema educativo y de capacitación. Gobierno y sector privado deben actualizarlo e invertir más en investigación y desarrollo, ya que la inversión regional en ese rubro promedió sólo 0.5% del producto bruto en el 2000.

Ese porcentaje es inferior al 2% que invierten naciones como Estados Unidos, Japón y Corea.

Un obstáculo significativo más es el exceso de regulaciones predominante en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, que se convierte en una traba severa a las TIC, así como al desarrollo y difusión de la innovación.

La medición del WEF permite comparaciones generadoras de rutas a seguir en orden a emprender acciones. Es lo substancial.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *