“Supercomputadora” basada en red comunitaria mundial de IBM se ocupará de la crisis del arroz

Con un millón de dispositivos registrados a nivel mundial, la red humanitaria de mayor alcance puede completar, en menos de dos años, un proyecto que normalmente hubiera llevado 200 años.

Crisis del arroz

Ante la creciente preocupación por la crisis mundial de alimentos, IBM y los investigadores de la Universidad de Washington lanzaron hoy un nuevo programa para desarrollar cepas de arroz más fuertes que podrían producir cultivos con rendimientos mayores y más nutritivos.

Con una potencia de cómputo de 167 teraflops, equivalente a la supercomputadora numero tres del mundo, la red World Community Grid de IBM aplicará la potencia no utilizada y donada de casi un millón de PCs individuales a una nueva iniciativa, “Arroz Nutritivo para el Mundo”, un proyecto que estudiará el arroz a nivel atómico y luego lo combinará con técnicas tradicionales de cruce de variedades utilizadas por agricultores a lo largo de la historia.

El proyecto puede completarse en menos de dos años, en comparación con los 200 años que hubiera tardado utilizando la potencia de sistemas más convencionales.

“El mundo experimenta tres revoluciones simultáneas: en biología molecular y genética; en potencia de cómputo y capacidad de almacenamiento, y en comunicaciones. La revolución computacional permite a los científicos del mundo entero enfrentar problemas de una complejidad casi inimaginable con un enfoque de comunidad, en tiempo real,” comentó el Director General, Robert Zieglier, del Instituto Internacional de Investigación del Arroz, con sede en Filipinas. “Si bien no hay soluciones mágicas, es posible revitalizar la producción de arroz con la ayuda de nuevas tecnologías. La comunidad mundial debe invertir ahora y por mucho tiempo más”.

World Community Grid ejecutará un programa de modelado tridimensional creado por biólogos de la Universidad de Washington para estudiar las estructuras de las proteínas que componen el arroz. Comprender la estructura es necesario para identificar la función de las proteínas y permitir a los investigadores discernir cuáles podrían ayudar a producir más granos de arroz, evitar pestes, resistir la enfermedad o contener más nutrientes. En definitiva, este proyecto creará el mapa más grande y completo de las proteínas del arroz y sus funciones relacionadas, ayudando a los agricultores a identificar las plantas que deben seleccionarse para realizar cruces, con el objetivo de obtener mejores cultivos. 

“El tema es que hay entre 30.000 y 60.000 estructuras de proteínas distintas para estudiar,” comentó el Investigador Principal, Dr.  Ram Samudrala, Profesor Adjunto del Departamento de Microbiología de la Universidad de Washington. “Utilizar enfoques experimentales tradicionales en el laboratorio para identificar la estructura y función detallada de proteínas críticas llevaría décadas. Ejecutar nuestro programa de software sobre World Community Grid acortará el tiempo de 200 años a menos de dos años”, agregó.

En definitiva, este proyecto, impulsado inicialmente por un subsidio de US$ 2 millones otorgado por la Fundación Nacional de Ciencia de EEUU, podría permitir a los países productores de arroz ser más inmunes a los cambios climáticos futuros al permitir encontrar rápidamente las plantas correctas para cruzarlas y crear “súper-híbridos” que sean más resistentes a patrones climáticos cambiantes.

La importancia de la investigación científica también reside en el hecho de que el conocimiento obtenido gracias a la creación de modelos 3D puede transferirse fácilmente a otros cultivos, como maíz, trigo y cebada. 

World Community Grid se aproxima a su propio hito, esperado para la semana próxima, cuando la red alcance un millón de computadoras adheridas a la promoción de la investigación científica. Cada semana, miles de personas se incorporan a la iniciativa, que ha logrado avances importantes en varios proyectos de investigación de enfermedades como el cáncer y el SIDA. El proyecto de arroz nutritivo es el último que utiliza la red, y podría tener un importante impacto en la salud mundial.

“Este proyecto tiene el potencial de ayudar a los agricultores del mundo entero a plantar mejores cultivos y a minimizar el hambre de una parte de la población”,  manifestó Jesús de la Rosa,  Director Ejecutivo de Ciudadanía Corporativa y Asuntos Públicos.

Cualquier persona con una computadora y acceso a Internet puede formar parte de la solución. Para donar el tiempo ocioso de cómputo, hay que registrarse en www.worldcommunitygrid.org e instalar un pequeño programa de software seguro y gratuito en la computadora. Cuando las computadoras están ociosas, el servidor de World Community Grid solicita datos. Estas computadoras luego realizan los cálculos y devuelven los resultados al servidor, pidiéndole más trabajo. Un protector de pantalla avisa a los usuarios que sus computadoras están siendo utilizadas.

World Community Grid, la red humanitaria pública más grande que existe, cuenta con una cantidad impresionante de miembros (más de 380.000), que representan a más de 200 países y conexiones con casi un millón de computadoras. Son los voluntarios los que ayudan a marcar la diferencia, porque gracias a que cada uno comparte el tiempo de cómputo de su dispositivo, los científicos pueden llevar a cabo la investigación más rápidamente. Por ejemplo, el proyecto AfricanClimate@Home recientemente completó su recopilación de datos, y ahora comenzará el análisis de investigación.

Además, el Instituto del Cáncer de Nueva Jersey obtuvo un subsidio para investigación de U$S 2,5 millones del Instituto Nacional de Salud de los EEUU en 2007 para su Proyecto “Ayuda a Derrotar el Cáncer” basado en la World Community Grid.  El proyecto de lucha contra el SIDA “FightAIDS@Home” completó el equivalente de cinco años de investigación de VIH / SIDA en sólo seis meses. Actualmente hay cinco proyectos más en marcha que utilizan la World Community Grid, que ya cuenta con varios otros proyectos en espera.

Por información adicional sobre IBM, visite www.ibm.com

 

 

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *