Celulares y telecentros

La UNCTAD recomienda servicios que van más allá de los fines informativos, suficientes para mejorar los medios de subsistencia de las personas pobres.

Informe

El Information Economy Report 2007-2008 (Informe sobre la Economía de la Información 2007-2008) de la UNCTAD, publicado el 6 de febrero de 2008, analiza la contribución de las TIC a la reducción de la pobreza planteando dos ejemplos: el uso de los teléfonos celulares para dirigir microempresas y la creación de telecentros en favor de las comunidades pobres.

La telefonía celular está creciendo rápidamente en los países en desarrollo. En 2006 había 50 millones de nuevos abonados a la telefonía celular y se calcula que en 2007 el número de abonados alcanzó 200 millones. Esto representa un promedio de más de 20 teléfonos celulares activos por cada 100 personas.

La flexibilidad y facilidad de la telefonía celular han estimulado su amplia utilización en las transacciones comerciales, sobre todo en las microempresas. Antes, por ejemplo, no podía obtenerse fácilmente en África ni en Asia información actualizada sobre los precios y el tiempo.

Los agricultores y pescadores de la India y el Senegal ahora utilizan teléfonos celulares para obtener información meteorológica y sobre los precios en el mercado, ya que ello tiene efectos prácticos en las decisiones que adoptan a corto plazo; como por ejemplo cuándo y dónde deben vender los productos.

Los pequeños agricultores de Uganda comparten sus conocimientos sobre producción agrícola, y las microempresas de Kenya pueden tener acceso a créditos gracias al uso de teléfonos celulares.

Una ventaja es el hecho de que se requiere relativamente poca infraestructura para la telefonía celular, además de que puede basarse en servicios pagados por adelantado que no requieren estudios de crédito ni sistemas de facturación.

En apoyo a los medios de subsistencia

Los telecentros (servicios públicos donde las personas pueden comunicarse por medio de teléfonos, Internet y otras formas de TIC, y desarrollar sus conocimientos informáticos) han permitido hacer llegar los beneficios sociales y económicos a numerosos pobres. Son instrumentos de política y programas gubernamentales cada vez más importantes.

Los telecentros pueden servir de apoyo a los medios de subsistencia de los pobres brindándoles acceso a información importante, promoviendo el desarrollo de los conocimientos técnicos y empresariales, brindando mayor acceso a recursos financieros y a los servicios del gobierno, y apoyando las actividades de los pequeños empresarios.

Los telecentros como el de Pallitathya en Bangladesh y Partnerships for E-prosperity for the Poor en Indonesia proporcionan a los agricultores conocimientos valiosos sobre la forma de combatir las plagas y de mejorar las técnicas de cultivo genético.

E-Choupal de la India es un programa de servicios para los productos básicos que presta apoyo a los agricultores mediante quioscos electrónicos que proporcionan información en tiempo real sobre los precios de los productos básicos, así como conocimientos agrícolas adaptados a las necesidades del cliente, una cadena de suministros para los insumos agrícolas y un canal de comercialización directa de la producción agrícola.

Objeto de políticas públicas

La UNCTAD encontró que los telecentros se utilizan principalmente con fines informativos y educativos, pero que no es suficiente para mejorar los medios de subsistencia de las personas. Por ejemplo, son pocos los telecentros que imparten capacitación especial sobre el uso de TIC para aumentar las oportunidades económicas (como formación para efectuar transacciones electrónicas) o capacitación para apoyar el desarrollo de las aptitudes empresariales o profesionales.

Por lo mismo, recomienda que los encargados de la formulación de políticas y los administradores de los telecentros velen por que los servicios presten mayor apoyo a los medios de subsistencia de los pobres.

Entre las recomendaciones se señala la necesidad de que los gobiernos promuevan servicios y contenidos pertinentes relacionados con el gobierno electrónico, apoyen el conocimiento técnico sobre las transacciones electrónicas y brinden apoyo financiero estratégico a las redes de telecentros.

Se recomienda a los directores de los telecentros que colaboren con otras organizaciones que apoyan las actividades económicas, como las asociaciones comerciales y las instituciones de microcrédito.

El informe puede bajarse de la página web http://www.unctad.org/Templates/webflyer.asp?docid=9496&intItemID=1397〈=3

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *