“IT Consumerization”

Consumerización es un neologismo nacido en contraposición al cómputo centralizado de las empresas; léase, los equipos llamados mainframes y las redes internas de computadoras...

Manuel Mandujano

 

Por Manuel Mandujano

Consumerización es un neologismo nacido en contraposición al cómputo centralizado de las empresas; léase, los equipos llamados mainframes y las redes internas de computadoras.

 

Si bien se generalizó a mediados de 2007, el concepto amerita un acercamiento para explorar su origen y su salto del área de sistemas a los departamentos de mercadotecnia y ventas; para ver cómo va dejando de ser “cómputo”, para irse mutando en “empresa”; y para tener en eso, ¡oh, maravilla!, nuevos mercados para el distribuidor o nuevos argumentos de venta.

 

Cuando la industria de tecnologías de información despertó de la agresiva especulación financiera de las “empresas punto com” con el desplome de las bolsas de valores,  el consumidor individual de tecnología ya estaba allí.

 

Ese mercado de usuarios apareció como el ascensor de las ventas que los fabricantes dejaron de hacer en las empresas desde abril del año 2001, si bien recordamos. Los proveedores de tecnología descubrieron su gran tamaño, su alto volumen y la rentabilidad por unidad producida/consumida. En consecuencia, invirtieron e innovaron en la manufactura de productos y servicios para el consumidor.

 

La tecnología se transformó para el consumo masivo. La oferta/demanda de esa tecnología se multiplicó como los clones; en la palabra exacta, se consumerizó (por el consumer en inglés).

 

Con ese atareado afán se llega  a los tiempos actuales en que esa tecnología regresa a la empresa, recargada por la prueba de la consumerización. Esa dinámica de lanzar productos para los mercados de consumo para llevarlos después a las esferas empresariales, es altamente rentable y la han hecho consciente los fabricantes; por eso, se ha convertido en una práctica.

Atención extrema 

En ese retorno a casa, la situación es diferente. La tecnología consumerizada no regresa bajo el control absoluto de los computólogos, sino de los empleados usuarios de esa tecnología; no regresa exclusivamente a los departamentos de sistemas, sino a los de atención al consumidor.

Por eso, el concepto consumerización se expande para referirse a la atención del consumidor mediante las tecnologías que el consumidor usa.

Una atención que debe darse como el consumidor ha aprendido por su experiencia con los celulares, los mensajes cortos de texto, el chat y la Web 2.0: a cualquier hora, en cualquier lugar y con cualquier dispositivo.

 

En consecuencia, los canales deben estar al tanto de cómo se ha dado el reciclamiento de las TI: empresa-consumidor-empresa. Hay un nuevo discurso.  

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *