Salvo escasas excepciones, la brecha digital sigue siendo amplia

Según un nuevo informe de la UNCTAD, la difusión de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en los países en desarrollo si bien está aumentando, siguen muy rezagadas con respecto a las industrializadas en la aplicación de las TIC y su uso en las empresas.

TIC

En el Information Economy Report 2007-2008 se señala que uno de los principales problemas radica en las bajas tasas de acceso a Internet de banda ancha, que permite incrementar la velocidad de las comunicaciones, y efectuar transacciones financieras y bancarias electrónicas, que incrementan notablemente la productividad y eficiencia de las empresas.

La telefonía móvil es la TIC más usada en los países en desarrollo. Los abonados de estos países casi se triplicaron en los últimos cinco años y actualmente representan alrededor del 58% de los usuarios de teléfonos móviles. El comercio móvil (compra y venta de bienes y servicios mediante aparatos móviles inalámbricos) está en expansión. Asimismo, es probable que el uso cada vez mayor de la telefonía móvil para hacer pagos y operaciones bancarias promueva el crecimiento del comercio móvil, siempre que se disponga de un entorno reglamentario propicio.

Según el informe, el uso y la penetración de Internet siguen aumentando en todo el mundo, pero la mayoría de los usuarios de Internet siguen concentrándose en los países desarrollados, que presentan los índices de penetración más altos. En 2002, la disponibilidad de Internet en los países desarrollados era diez veces mayor que en los países en desarrollo; en 2006 era seis veces mayor. Los países de economía en transición acusaron la mayor tasa de crecimiento anual agregada de penetración de Internet entre 2002 y 2006. Varios países en desarrollo están adoptando medidas para ampliar el uso de Internet mediante políticas tendientes a mejorar el acceso a las TIC, y la capacitación pertinente, reformas normativas dirigidas a aumentar la competencia y la disponibilidad de servicios a precios competitivos, así como inversiones en infraestructuras de TIC e incentivos a la producción en el sector.

Aunque los datos disponibles indican que la cantidad de abonados a Internet de banda ancha ha aumentado rápidamente en todo el mundo, la mayoría sigue concentrándose en los países desarrollados, y la brecha que separa a esos países de los países en desarrollo en cuanto a penetración de banda ancha se ha ampliado desde 2002. Siete de los diez países que presentan mayor penetración de banda ancha son europeos, mientras que otros dos son excepciones entre los países en desarrollo en lo que respecta al nivel de difusión de TIC. En el informe se sostiene que el acceso a Internet de banda ancha permite emplear aplicaciones que tienen efectos positivos para la productividad de las empresas y que, dada la rápida evolución de la tecnología, es esencial que los países en desarrollo se actualicen al respecto.

El uso de las TIC en las empresas puede contribuir considerablemente a generar ingresos y aumentar la productividad. En promedio, el 34% de las empresas europeas practica la integración automatizada de sus procesos internos. Sin embargo, la incorporación de las TIC en las empresas de los países en desarrollo todavía es limitada: pocas empresas cuentan con una intranet o una extranet, que suelen ser los primeros pasos hacia la integración automatizada de los procesos operacionales. Por ejemplo, una empresa puede usar las TIC para gestionar su cadena de suministro. Un intercambio más fluido de información con los proveedores, por ejemplo utilizando sistemas de reabastecimiento automático, permite mantener inventarios óptimos, mientras que un sistema de comunicaciones más integral y veloz permite a las empresas una mayor precisión en sus planes de producción y previsiones de ventas, a corto y largo plazo.


Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *