Monitoreo de aplicaciones con seguridad

tripline.jpg

El software WatchDog interactúa directamente con el sistema operativo para mantener la disponibilidad de los sistemas; no es “de sólo lectura”.

Actualmente, la seguridad es prioridad en nuestras mentes. Las compañías se quieren cerciorar de que sus sistemas de seguridad corran eficientemente y sin errores. En consecuencia, es imperativo asegurarse de que esos sistemas estén disponibles para que el personal correcto los acceda.

Cuando esos sistemas no funcionan correctamente, se producen implicaciones negativas.  Frustración del cliente, percepción negativa, ventas perdidas, inhabilidad de acceder a información corporativa y poco o demasiado acceso a las instalaciones físicas de la compañía, son algunas de las consecuencias que se pueden sentir cuando estas aplicaciones fallan.

Existen herramientas disponible de monitoreo del desempeño, sea que formen parte del sistema operativo o sea que los provea un tercero.

Esas herramientas son típicamente usadas para verificas las áreas donde la mayoría de los predicamentos informáticos ocurren: uso de la CPU y uso de la memoria e I/O del disco. Los cuellos de botella en estas áreas afectan fácilmente la manera en que las aplicaciones corren.

Tales herramientas ofrecen retroalimentación que puede usarse para armonizar el sistema y sugerir adiciones de hardware para eliminar el cuello de botella. Típicamente esas herramientas son de lectura y no interactúan directamente con el sistema operativo para resolver el problema.

Eso no sucede con WatchDog que, como solución de software proveída por TrippLite, permite configurar una aplicación individual para monitoreo. Los administradores de sistemas pueden definir umbrales de rendimiento, aplicación por aplicación.

Cuando los umbrales son excedidos, WatchDog puede reiniciar la aplicación molesta. Si ésta no reiniciase satisfactoriamente, tiene la capacidad de reiniciar el sistema operativo y facilita a los administradores de sistemas referenciar las aplicaciones que desean monitorear, antes de que el monitoreo real empiece.

De esa forma, ayuda a establecer umbrales realistas que reflejan verdaderamente el rendimiento de una aplicación bajo condiciones operativas normales.

La pantalla principal de WatchDog muestra todas las aplicaciones de servicio reconocidas por el sistema operativo, su estado operacional actual y cómo empieza la aplicación cuando el sistema operativo inicia.

Compara umbrales y actúa
Además de es información, la aplicación dice si WatchDog está monitoreándola en ese momento o si está configurada para monitorearla pero se encuentra en estado suspendido. Esto es, WatchDog se comunica con la aplicación y muestra retroalimentación valiosa.

WatchDog le pregunta a la aplicación información de estatus y rendimiento. Cuando la aplicación no responde, WatchDog incrementa un contador interno y lo compara con el umbral de “No Respuesta”, el cual fue establecido para la aplicación.

Si las preguntas consecutivas de No Respuesta son iguales al umbral, WatchDog parará y reiniciará la aplicación. Todos los contadores de rendimiento y de umbral son cambiados cuando se reinicia la aplicación.

Las aplicaciones empresariales necesitan estar altamente disponibles por una razón. Si no están cargadas y corriendo lisamente, se pierde dinero; evitarlo es el objetivo último de la aplicación que presentamos. Los ingresos de ventas, la percepción de proveer alta calidad en servicio y los ahorros de servicios de soporte son reales y valiosos.

*El autor es Vicepresidente de Latinoamérica, Caribe y España de TrippLite.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *