Las dos pasiones de Andrea Padilla

andrea.jpgDurante 2006, se hizo un relanzamiento de la operación de HP en Costa Rica y en el resto de América Central, porque después de tres años se había consolidado. Inició con 183 empleados y al final del año fiscal 2006 (que terminó el 31 octubre) tenía 3,900.
HP se convirtió en el empleador de la industria más grande en América Central, seguido por Intel.
El plan de comunicación corporativa del relanzamiento lo dirigió Andrea Padilla, gerente regional de comunicaciones corporativas y ejecutivas de HP Latinoamérica y, por lo mismo, responsable de la dirección estratégica de comunicaciones, incluyendo eventos y consultoría en los 12 países de la región donde opera la compañía.
Para ello, recalcó tres aspectos: las relaciones públicas para el posicionamiento ejecutivo; esto es, explicar el porqué del crecimiento de la operación y por qué Costa Rica fue elegido el país para albergar el Centro de Operaciones Globales de HP; la comunicación al interior de la compañía y la publicidad.
El plan de comunicaciones corporativas, indica Padilla, dio como resultado el posicionamiento de HP como líder en la region y el retorno en la inversión, con una respuesta inmediata en la generación de leads de ventas.
Ahora, la gerente regional de comunicaciones tiene tres objetivos en cuanto al posicionamiento de la compañía en 2007:
Primero, fortalecer la reputación corporativa y dar visibilidad a los ejecutivos en la región, lo que implicará “posicionar mensajes diferenciados en plataformas (movilidad, competitividad…) muy enfocadas”.
Segundo, trabajar conjuntamente con el sector académico, con los futuros periodistas en formación.
Tercero, desarrollar un plan de responsabilidad social corporativa o plan filantrópico que incluye desde donaciones, hasta proyectos en la comunidad.
El logro de esos objetivos lo enfoca en el awareness, en que se tome conciencia de que HP es un lider en la tecnología para las empresas y para el consumidor.

Más allá del comunicado de prensa
Confía en alcanzar ese logro porque, según comenta, ha tenido  éxito en tomar diferentes tácticas de comunicación; “hemos trascendido el comunicado de prensa y empelado un sinnúmero de herramientas”, acota.
Menciona en particular el entrenamiento a los ejecutivos para que sean voceros activos, la difusión de los casos de éxito  con clientes que están satisfechos y la exposición a los medios de lo que es la empresa, incluidos los tours de prensa a Palo Alto, sede de la compañía, para que se conozca el taller (garaje) donde nació HP, el laboratorio de investigación y los nuevos desarrollos.
“Hemos sido un puente que no existía y hemos trascendido nuestra función al ir más allá del comunicado de prensa”, recalca.
Cuando trabaja, Padilla se preocupa por entender a quien le está hablando, al medio informativo y por saber qué necesita; “cada día las redacciones son mas pequeñas, con menos  periodistas; y los periodistas tienen menos tiempo y están menos especializados; al entender esa situación, hemos desarrollado herramientas que les faciliten a los periodistas realizar una comunicación sencilla”.
También, trabaja con una actitud positiva para hacer las cosas; cuando algo no se puede hacer, ella dice que sí se puede, intenta de nuevo y le da la vuelta.
Referida a su función, esa actitud la explica así: “los medios no te van a publicar un comunicado técnico, si no se entiende el mensaje, y mi función es hacer entendibles los mensajes; mi función es el vehículo entre la historia de HP y lo que la audiencia quiere escuchar, ya que los medios tienen todo el poder para llegar a la audiencia a la que queremos  llegar”.
Dicho de paso, uno de sus logros como profesional es haberle dado a su puesto ese carácter de vínculo, “cosa que no se había desarrollado antes”.

La excelencia, no la perfección
Como ejecutiva, no cree en la perfección, pero sí en la excelencia; “ésta se puede llegar a conquistar; aquella no. Por lo mismo, me considero exigente pero justa; y me gusta siempre subir o dar pasos hacia arriba;  creo en ir un poco más allá, en pedir más, en exigir más. Es muy difícil pedir, pero es gratificante”, revela.
Esa característica también la refleja en sus tareas, “porque el puesto en comunicaciones es innovar, es trascender lo que está inventado o hecho;  el comunicado de prensa es confort. Uno se tiene que ganar el respeto de los medios y el derecho a que te cubran de una manera objetiva. Buscar la excelencia me sirve para ir más allá”, indica.

Graduada con honores
A inicios de su carrera profesional en 1998, Andrea se unió a Copernicus Marketing Research Group como investigadora de mercadeo; allí realizó modelos estadísticos y análisis de mercados para el lanzamiento o posicionamiento de nuevos productos.
Antes de unirse a HP, se desempeño durante más de seis años como directora de la práctica de tecnología para la agencia de comunicaciones Burson-Marsteller, en donde dirigió la consultaría estratégica para SAP, IBM, Qualcomm, Electrolux y Visa entre otras empresas; dirigió a un grupo de más de 55 profesionales en la región.   En 2001, vivió durante un año en Brasil, administrando la comunicación corporativa de clientes de tecnología en Burson-Marsteller Sao Paulo. Actualmente, vive en Miami junto a su esposo y viaja 60% de su tiempo a América Latina.
Andrea se graduó con honores  en la carrera de negocios internacionales con especialización en mercadeo en la universidad Internacional de la Florida en Miami (“carrera muy alineada a mi actual función”). 
“Exilio voluntario” fuente de inspiración
Originaria de Medellín, Colombia, emigró de su país hace 13 años. Ese hecho lo llama “exilio voluntario” (salió de su casa a los  17 años) porque le dio la oportunidad de escribir cuentos cortos y poesía. Un objetivo en 2007 es publicar su primer libro con alrededor de 250 poemas.
“La escritura es un balance entre llevar una profesión a un nivel de excelencia y hacer las cosas que te llenan de placer”, confiesa.
Su vocación de escritora la descubrió a los 13 años cuando camino al colegio vio actuar un payaso en la calle; “me inspire y escribí el poema Payaso con que inició mi gusto por escribir poesía, lo que  se convirtió en una manera de filtrar los  sentimientos  de adolescente.
“Luego, el exilio personal me acrecentó esa inspiración, diferente a si me  hubiera quedado en Colombia. Eso me marcó, porque, especialmente en América Latina no es muy aceptable el salir, ya que todavía  tenemos  una sociedad muy patriarcal; aunque está cambiando el rol de la mujer, y es un proceso.
“En  la sociedad latinoamericana necesitamos más mujeres profesionales que sean modelo para otras, y es importante apuntar a eso; que sientan que tienen poder sobre su carrera y su vida, y siempre mirando a la excelencia, independientemente de su profesión; tenemos que apuntalar ahí porque es la única manera de hacer un cambio social”, finaliza.

Sin etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *